Enantes del desaniciu

La thaayorre ye una de les munches llingües amenazaes de desaniciu. Sicasí, colos sos 29 falantes nativos según un censu de 2006, ta nuna situación relativamente fuerte por mor de la tresferencia xeneracional que pol momentu sigue habiendo.

La llingua thaayorre ye conocida en tol mundu pola so peculiar manera d’asitiar les coses nel espaciu. Nun empleguen pallabres como “izquierda”, “derecha”, “alantre” o “cabo”, que son relatives al puntu de vista del falante. En cambiu usen referencies absolutes d’allugamientu, basaes nos puntos cardinales, como facemos nosotros pa les escales mayores (“Xixón ta al este del Cabu Peñes”). Los falantes thaayorre sírvense d’esto pa too, conque diríen por casu “Apúrrime’l llibru que punxi al este de la planta esa” o “Dexa eso al sur de la puerta pa que nun mos escaezamos de lo llevar al salir”.

Gracies a esto, siempre son quién a saber aú s’atopa’l norte. Amás d’entrugá-yoslo, esto pudo comprobase con un esperimentu bien interesante: entregóse-yos una riestra semeyes d’una secuencia, como’l ciclu vital d’una persona o les etapes nes que se come un plátanu, y pidióse-yos que les ordenaren cronolóxicamente. Ta claro que los falantes d’inglés, por exemplu, diben ordenar les cartes d’izquierda a derecha y los d’hebréu, de derecha a izquierda, como reflexu del so sistema d’escritura. Nesti esperimentu constatóse que los falantes de thaayorre ordenaben les semeyes d’este a oeste y non en función del so propiu cuerpu. Ye más: tolos participantes repitieron l’exerciciu mirando pa los distintos puntos cardinales y l’orde siguía siendo d’este a oeste: de manzorga a mandrecha cuando taben mirando pal sur, de mandrecha a manzorga cuando miraben pal norte y, tovía, de más lloñe a más cerca del cuerpu cuando taben mirando hacia l’este. Y too eso ensin que naide-yos dixera en nengún momentu en que direición taben mirando.

Una cosa que m’atarrez ye pensar qu’eso lo sabemos porque tuvimos la suerte de dar con falantes d’esta llingua enantes de que desapaecieren toos, pero: ¿cuántes maraviyes taremos perdiéndonos de les milenta llingües que tienen estinguíose en tola historia?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *