Histories d’otra xente

Préstame que la xente me cunte coses de cuando yeren pequeños. Cuásique cualquier cosa me val.

Tere cuntóme que cuando sacaba notes bones na escuela y lo anunciaba en casa, so madre diba garrar una colchoneta, poníala embaxo y daba una columbiella pa celebralo. Niko festexaba nel so cuartu una Navidá alternativa a la oficial familiar del salón: ponía un arbolín, decoraba too y había regalos pa tol mundu. Mio ma emborrachóse una vez de neña cola so hermana porque probaron un llicor que-yos supo perbién y los adultos taben demasiao ocupaos coles sos coses d’adultos pa ver qué facíen les fíes. La Quica rompió una cadena de cartes pese a l’amenaza anónima que traía de que si dalguién lo facía,dalgún familiar cercanu diba morrer. Michi ganó un concursu de la radio nel qu’había que llamar pa xustificar por qué tien que ser ún el que se lleve’l viaxe a Grecia: la so tortuga griega escapárese unes selmanes atrás y tenía que dir a Grecia a buscala, por si-y dio por volver a casa. Kathrin, magar que yera sorda, insistió en deprender a tocar el pianu porque vía a la so hermana facelo y nun quería ser menos. Lisa, de neña, mercó-y una vez unos cuantos afiladores de cuchiellos a un vendedor ambulante, que la convenció de que si los revendía diba sacar beneficiu. Mio pá enfocicóse una vez con mio güelu Héctor porque, en saliendo de casa nel camión de repartu lleche, xiró a mandrecha envede a manzorga, de mou que nun se podíen saludar cola mano. Al hermanu d’Ana nun-y gustaba’l quesu, y negábase a comelo, hasta que-y dixeron qu’eso nun yera quesu sinón “sucedaneu”. En casa de la madre de Niko los regalos nun s’envolvíen pa Navidá, porque nun había papel, sinón que se poníen sobre la mesa y atapábense col mantel hasta que tol mundu taba sentáu delantre’l so bultu y los padres daben la orde de desatapalos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *