El baille de los llecheros

Nun sé  si soi consciente de la esistencia de los bailles del mediu rural latinoamericanu del sieglu venti por mor de la lliteratura o por ciencia infusa. Lo que sí sé ye que mio güela Yoli los vivió, y va unes selmanes cuntóme cómo conoció al so maríu nún d’ellos.

Mio güelu y dellos de los sos hermanos yeren llecheros y el gremiu llocal de llecheros organizaba un baille tolos años. A esti baille, como a tolos demás, nun faltaba naide: de tolos pueblos de la zona y les finques de la rodiada veníen los mozos solos y les moces acompañaes pola madre o una hermana mayor, cuando non direutamente por tola familia. Cada grupu sentábase nuna mesa de les que taben dispuestes alredor de la pista baille. Les moces quedaben ehí esperando a que dalgún home bien paecíu les sacare a baillar. Lo de tomar la iniciativa elles yera impensable: tolo más podíen pone-yos cara d’interés y esperar que se dieren por aludíos.

Esa situación tamién podía dar llugar a malentendíos: una vez, a mio güela sacóla a baillar el que sacare a baillar a la so hermana Teresa la última vez, non porque-y gustare más Yoli sinón porque les confundió. Por suerte nun hubo complicaciones y aquel home finó casándose cola primera. El Coco, qu’asina se llamaba, agospióme en so casa cuando volví a Arxentina a los 12 años.

Depués del contautu nel baille, si l’home taba interesáu tenía que facelo ver. Mio tía güela Quica, hermana tamién de Yoli y Teresa, salió a la pista una vez con ún qu’unos díes más tarde-y unvió una tarxeta. Llamentablemente, el probe yera daqué babayu y nun se-y ocurrió nada meyor que mandar una tarxeta con un dibuxu feu d’un payasu. Tengo entendío que l’enfadu de Quica foi notable.

Mio güelu, que foi a esi baille porque-y dixeren que diba tar mio güela, foi más espabiláu: nun tardó en dir a casa d’ella pa pidí-y al padre permisu pa visitala. Asina entamó’l noviazgu, que consistía en dir a comer a casa la moza, mio güela, tolos domingos. Charraba colos padres, esforciábase por causar bona impresión, y llueu pela tarde quedába-yos un pocoñín de tiempu pa pasiar pela güerta y conocese. Esa fase de la rellación, por cierto, ya implicaba una voluntá firme de matrimoniu. En pallabres de mio güela: “Pa entós yá sólo quedaba fixar la fecha”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *