El primer peluche

Yo soi de los qu’albidren que cualquier entruga sirve pa conocer meyor a una persona y polo xeneral préstame conocer a les persones. Una de les preguntes que faigo ye cuálu ye’l dinosauriu preferíu. El de mio ye’l triceratops.

Otra cosa que m’interesa davezu ye’l nome del primer peluche. Non tanto pol nome en sigo, que tamién, sinón porque la repuesta suel venir acompañada d’una historia sobre’l moñecu en cuestión. Dalguién cuntóme va pocu que-y regalaron el primer peluche a los dos años, la primer vez que quedó en ca la tía, y que taba chiscáu col perfume la madre pa que s’alcordare d’ella y se calmare.

El mio primer peluche diéronmelo en 1990, cuando tovía tenía tres años. Mios pas diben volar a España pa buscar trabayu enantes de colar con tola familia. Mercaron na xuguetería “Chiche” tres osos iguales: ún azul pal mio hermanu, ún marrón pa min y ún rosa pa la mio hermana. De los tres soi l’únicu que siempres lo lleva a toes partes cuando cambia de casa. De los otros dos ún desapaeció en dalguna de les milenta mudances y l’otru debe tar en dalguna caxa.

La primer vez que Niko vio’l mio peluche foi nel cuartu nel que vivía na casa de los esperantistes. Tol pisu taba n’obres y yo taba recluyíu a un requexín del mesmu cuartu nel que s’afayaben la oficina, l’archivu y les ferramientes de los obreros, too cubiertu por una capa polvu que facía sangrar les manes de tanto que secaba la piel. Niko siempres cuenta que cuando vio aquello quedó espantayáu: miraba en toles direiciones y nun dexaba de pensar no horrible que tenía que ser vivir ehí, hasta que vio’l mio osín echáu na cama y se-y enllenó’l corazón de tenrura. Foi, diz, el signu definitivu de que n’esi desiertu de caxes y basura había tamién vida humana.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *