La palomba asesina

En Heidelberg hai fueos artificiales tres veces al añu nel branu. Nómenlo Schlossbeleuchtung, allumamientu del castiellu, porque amás del pirotécnicu hai un espectáculu de lluces nel castiellu, que se ve dende’l centru la ciudá. Vien a conmemorar la destrucción del castiellu de 1693.

Nel branu de 2012 fui a ver la Schlossbeleuchtung con Niko y Michelle, que conociéremos unos meses atrás. Tábemos sentaos al llau d’un camín con vistes al castiellu comiendo llambiotaes y dionos por ufrí-y chicolate a una moza alta y rubia que taba a la nuestra vera. Asina foi como Niko entamó a charrar con ella y Michelle y yo siguimos a lo nuestro. Cunté-y qu’esi día-y echara una bola d’alpiste a una palomba que teníemos dende unos díes atrás nel balcón de casa. Yera una palomba blanca y gorda, al entamu prestosa pero que nun tardaba en tornase siniestra: nun se dexaba espantayar y nun paecía tener intención de colar. Llevaba cuatro díes plantada nel balcón observando cada movimientu que facíemos en casa. Hasta se llanzó más d’una vez de cabeza escontra los cristales de la puerta y les ventanes col envís d’entrar nel pisu. Paecía que planiaba dalgo y entamemos a referinos a ella como “la palomba asesina”.

Esi día de la Schlossbeleuchtung pela tarde salí y averéme a ella tanto que salió esnalando pa volver a plantase de siguío otra vez nel balcón. Dexé-y la bola d’alpiste y escaecíme del tema. Esto taba cuntándo-y a Michelle cuando vi que la rubia cola que taba falando Niko buscaba daqué en bolsu y, ente les coses que sacaba pa mirar si lo que necesitaba taba embaxo, sacó una bola d’alpiste como la que-y diera a la palomba esa mesma tarde. Avisé a Michelle y lleguemos a la única conclusión llóxica: esa paisana yera la palomba asesina, qu’adautare forma humana p’averase a Niko y matalu. Niko, primero de que-y pudiéremos alvertir, invitóla a la fiesta de cumpleaños a la que teníemos pensao dir depués. La palomba dixo que sí y quedamos en venos ellí porque nosotros díbemos en bicicleta y ella, camiento, esnalando (yá taba esperándonos cuando apaecimos coles bicis). Na fiesta comportóse d’una forma daqué peculiar. Baillaba con pasinos pequeños y moviendo la cabeza p’alantre y p’atrás: igual qu’una palomba.

Lo más raro de too ye que cuando nos llevantemos al otru día la palomba asesina ya nun taba nel balcón, como davezu. Nin volvió a venir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *