Bocios

Dame permuncha pena escaecer les coses, anque sían babayaes. Más qu’escaecer lo que pasa ye que les entemezo, yá nun sé qué yera cómo. De xemes en cuando sirve entrugar a la xente que creció con ún, porque de xuru que la so memoria-yos perdonó coses que la propia yá desanició, de mou que les llagunes tán repartíes d’otra manera.

Asina foi como’l mio hermanu foi quien a desplicame dalgo que facíemos de guajes y que yo mezclara con otres coses: cada vez que dalguién rutiaba, tol mundu tenía que poner el deu pulgar ne frente y dicir “bociu”. El que nun lo facía llevaba una pescozada.

Esto que me cuntó sirvió pa esclariar eso pero dexóme con otres duldes: tamién sé qu’había dalgo que facíemos cuando dicíemos daqué al mesmu tiempu qu’otru. Creo que’l castigu pal que lo dixere último yera que nun podía falar, ¿seique hasta que dalguién pronunciare’l so nome? Tamién había un xuegu pa cuando víemos un coche al que-y faltaba un faru y una situación na qu’había que dicir “pancho” pero d’eso sé tovía menos. Tan poco que mete mieu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *