Les manes en bolsu

Imaxino que cuando tenga fíos fadrán coses o tendrán ocurrencies que nun voi entender. Nun me paez que mios pas entendieren dalgunes de les normes que mos poníemos cuando yera guaje. Una cosa qu’anguaño me fai muncha gracia ye’l significáu que tenía meter les manos en bolsu d’una o otra manera.

Yo yera de los que metíen les manes enteres, con tolos deos. Yera la opción más neutral y modesta, denotaba sentíu práuticu y nada más. Llueu taben los chulos, colos que nun se metía naide, seique namás por mor de la manera na qu’enganchaben el deu gordu nel bolsu’l pantalón. Estrictamente eso nun ye meter les manos, pero en definitiva cumple la mesma función de da-yos a los brazos una tregua de la fatigosa xera de tar colgando. Yo nun sé si a mios pas nun-yos gustaba que fuera asina perhí o qu’a mi mesmu me daba vergoña, porque nun me sentía guai abondo pa facelo (como tampoco llevaba la mochila d’un solo hombru sinón siempres de los dos). Sí ye cierto que de xemes en cuando probaba a facelo, tanto lo del deu en bolsu como lo de la mochila a un hombru, pero solo cuando nun me vía naide. Llueu había una forma más de meter les manos en bolsu, que yera de paletu dafechu: coles manes dientro y el pulgar fuera. Yo tenía un amigu que lo facía y nun sé si ye que nun sabía que quedaba mal o que-y daben igual les convenciones sociales.

Too eso, espero, son coses de neños. Anguaño hasta cruzo dacuando les piernes na manera que cuantayá yera signu inequívocu de mariconez: ensin les abrir amosando paquete, sinón colos muslos xuntos. Y sé qu’eso nun me fai menos masculín nin nada. Y que venga dalguién a faceme un comentariu al respeuto, que lu acribillo a argumentos sobre los roles de xéneru.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *