La primer moza

Siempre albidré que la vida privada de caún nun ye asuntu de naide más. Y eso aplícase tanto a los adultos como a la xente mozo. Paezme básico dexar a los neños y adolescentes el so espaciu y nun tentar d’enterase de tolo que pasa nes sos vides.

Quiciabes por eso nunca camenté necesario dar anuncia oficial a familia y amigos de les rellaciones de pareya qu’entamaba o dexaba atrás. A los catorce años, cuando se van descubriendo les regles y los ritos de la intimidá, lo último que fai falta ye la mirada sollerte de los adultos que too lo xulguen dende la perspeutiva del que creye saber más.

La mio primer incursión nesos temes foi, cómo non, torpe y improvisada. Nun fixi por ello nin tampoco refugué nada, simplemente esperé que les coses pasaren, lo que nun diz muncho al mio favor. Pasó, por suerte, cuando la xente tovía se rellacionaba en persona y non per móvil o Internet. Lo que s’avezaba yera entrugase unos a otros si nun-y echaren el güeyu a dalguién (n’Arxentina, col maraviyosamente barrocu xiru “gustar de alguien”). Tampoco yera raro responder con evasives, seique porque davezu la persona que-y gustaba al cuestionáu yera xustamente la qu’entrugaba, conque finaba ún falando en tercera persona de la que se tenía alantre.

Daquella yo estudiaba pianu nuna escuela de música y la mio hermana entablare amistá con una moza que tenía con ella clas de violín. Magar que nun lo dixo abiertamente, ente interrogatorios y deducciones entendí que-y gustaba un flautista altu, delgáu y col pelo rizo, Emanuel, conque cuando me tocó a mi responder a les sos entrugues díxi-y que lo mesmo daba, que anque me gustare dalguién nun diba o nun podía facer nada. Al otru día apaeció con una carta pa mi: dicía que-y daba pena lo que-y dixera, porque tenía la esperanza de que la que me gustaba fuere ella. Pescancié que-y gustaba’l tal Emanuel, pero se conformaba conmigo. Nin tan mal. Unos díes depués quedámonos charrando solos nel mio cuartu. Yo taba echáu na cama y ella, sentada al mio llau. Foise averando hasta que nos dimos unos besinos na boca. Cuando lo pienso agora faime gracia qu’aquello pudiere paeceme tan especial. Enllenáronseme’l pescuezu y el pechu de manches coloraes, como me pasaba cada vez que me ponía nerviosu. Cuando al cabo coló y yo baxé a merendar, mio tía güela entrugóme qué me pasaba, que taba tan acolorazáu.

Siguimos faciendo eso cada vez que quedábemos solos, hasta qu’un día m’entrugó qué día nos «pusimos “de novios”», coles comines marcaes con un movimientu de los deos. Como nengún de los dos s’alcordaba, propunxo’l 22 de payares como fecha d’aniversariu, el día de la música por mor de la so patrona Santa Cecilia, yá que foi la música la que nos axuntó. Paecióme bien, anque sabía que lo del primer besu nel mio cuartu foi yá entráu’l mes d’avientu, más concretamente unos díes enantes del mio 14u cumpleaños. Abultóme raro pensar que tuviera moza, y más que la tuvi un tiempu ensin lo saber. Amás tampoco podía da-y la mano pela cai, por nun falar de si había xente conocío alantre. Yo tampoco pensaba que fuere necesario cunta-ylo a tol mundu, pero escondelo asina tamién me resultaba incomprensible. Ella nun yera especialmente lliberal: namás qu’un besu tornaba un pocoñín más apasionáu, apartaba la cara. Una vez teníala sentada en cuellu y la mio mano taba apoyada sobre la so pierna. Cuásique de forma instintiva xubí la mano un migayu hacia’l cadril y ella llevantóse y me pidió que nun fuera “tan rápido”. Dende entós yá dexé de facer avances nesi sen. Direutamente me dexé llevar per onde a ella-y petaba.

De too esto nunca naide supo nada, anque nun me puedo imaxinar que faltaren les sospeches. La mio hermana, por casu, golía dalgo. Avezaba venir conmigo a los ensayos del coru la mio moza. Un día, de la que volvíemos en bus d’un pueblu nel que ficieren un conciertu, apoyéme pa disimular nel hombru d’otra rapaza pa echar un pigazu. A mio hermana esto finó por confundila del too y a los pocos díes españó. Nuna riña por mor d’otru tema, soltóme: “Pues nun sé, pero nun-y lo dicir a naide cuando tienes la to primer moza nun me paez a mi mui normal”. Lo que nun sabía ella yera si andaba cola violinista o la otra del coru y llegáu esi momentu yá nun-y quedaba otra que me lo entrugar direutamente. Yo díxi-ylo, non ensin amestar que nun yera asuntu de naide más que de nós.

A midía que pasaba’l tiempu fui perdiendo interés, igual qu’ella, camiento, porque cada vez nos víemos menos. Un día nel que yo taba estudiando nel aula 6 de la escuela de música, sentóseme al llau, esperó a que yo finara lo que taba tocando y con güeyinos tienros díxome que quiciabes yera meyor que tornáremos a ser namás qu’amigos. Paecióme razonable, y asina quedó, ensin culpes nin resentimientos.

Dellos meses más tarde, cuando taba por volver a Asturies cola mio familia, confesóme que, si nun colara, prestaría-y volver a intentalo conmigo. Nun algamé a articular más qu’una esplicación confusa, si bien non por ello menos cierta: una moza yera una torga pa les munches coses que tovía quería facer na mio vida. Camiento que nun lo entendió del too y, la verdá, nun la culpo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *