Memoria caprichosa

Hai qu’andase con procuru al cuntar hestories, porque cuasi toes impliquen a otra xente y naide tien la mesma idea de lo qu’asocedió nun momentu o otru. La memoria ye caprichosa y rexistra lo que-y peta y como-y peta. Podía creyese que desanicia les alcordances menos prestoses pa facenos la esistencia más llevadera, pero tampoco ye asina: dacuando quier más torturanos con sentimientos de vergoña o culpa. Enxamás voi escaecer, por casu, la imaxe de tar persiguiendo al mio hermanu con un lladriyu na mano pa-y lu llanzar a la cabeza. Nun llegué a facelo, pero horrorízame pensar que fui quién a pensalo. D’esto alcuérdome yo, pero’l mio hermanu, non.

Per otru llau, él cuntóme qu’una vez me tiró un llibru de Mortadelo y Filemón, d’estos gordos, dende la cama d’enriba de la llitera y me dio na cabeza. Diz que depués se sintió mui mal, pero tanto nun me debió mancar, que yo nun m’alcuerdo.

Va poco entrugué-y a mio ma si s’alcordaba d’aquella vez en que me pidió la mio opinión sobre dalgo que sintiere dicir o lleere en dalgún sitiu: que los primeros síntomes de la posesión demoniaca son cuestionar la esistencia de Dios y negase a dir a misa. Estes yeren coses de les que yera fácil acusanos a los mios hermanos y a mi (anque mio ma yá s’alloñare de la Ilesia bien enantes) y tenía mieu de que fináremos demongaos. Obviamente, paecióme una babayada y nun duldé en-y lo dicir. Anguaño mio ma perxura qu’eso enxamás pasó. Pa ella, la certidume de qu’a ella nunca nun se-y podría ocurrir una fatada tala ye tan nidia como’l mio recuerdu de los sos güeyos cuando m’entrugó aquello.

Pue ser que lo suañare yo, sí, que tengo unos suaños de lo más intensos. Pero tamién pue ser que la so memoria quixera perdoná-y el mal tragu esta vez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *