La llotería

Lo malo de les alcordances de la infancia ye que tienden a tornase cada vez más borrinoses. La selmana pasada cunté-y a la mio suegra que mios pas ganaren una especie de primitiva cuando yo yera pequeñu, que-yos llegó pa mercar la casa na que vivimos depués. Resulta que nun foi del too asina.

A mi ablúcame la capacidá que tien mio pá pa los detalles: alcuérdase hasta de les feches y los númberos a los que xugare. Les dos veces que más dineru ganó fueron el 23 de xunetu de 1982 y el 21 de xunetu de 1983, colos númberos 824 y 721. Nun tengo claro cómo de grandes fueron los premios, pero sé que’l primeru llegó pa mercar la nevera, una mesa con cuatro sielles y dalguna cosa más y el segundu, pa los suelos y el bañu de la casa que taben construyendo. Amás d’esos dos premios mayores, davezu tocáben-y unes perres coles que pagar l’apueste de la selmana siguiente, una vez, el día anterior a marchar pa España per primer vez, en 1990.

Según mio pá, yera quien a predicir el númberu premiáu con meses d’antelación. Depués de cobrar el segundu premiu, de xunetu de 1983, dixo que diba xugar al 917 el día 18 de payares. Al cabo nun tuvo tiempu de facelo, pero el númberu salió. Unos díes depués, mio güela, la so suegra, encamentó-y que-y ficiere un apueste por ella al 318. Dió-y les perres, pero mio pá escaecióse de facelo. El númberu salió y el xaréu foi notable.

Otra xente de la mio familia yera aficionao a los xuegos d’azar, como mio tíu güelu Ramón, que ganó dos veces la llotería, pero quixo más gastalo too en folixa y vinu. Yo y, albidro, los mios hermanos, si dalguna vez ganamos la llotería, va ser porque topamos el boletu premiáu pela cai.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *