Los cromos

Anque cueste creyelo, yo coleicionaba cromos (en mio casa yeren figuritas). Sí, de los del fútbol. Nunca siguí la lliga (anque nun me perdía “Lo que el ojo no ve” d’El día después, que’l mio hermanu vía tolos llunes), pero sabía que l’Albacete yera’l primeru n’orde alfabéticu y paecía gustame’l Rayo Vallecano, seique porque me facía gracia’l nome. Eso sí: si coleicionare cromos anguaño, decantábame polos d’Hora de aventuras.

Total, que lo que-yos daba gracia a los cromos yera xustamente lo improbable de tenelos toos. Camiento que nunca conocí a naide qu’enllenara tol álbum. D’ehí que ficiera falta talos cambiando colos collacios tol tiempu. Nos recreos sacábamos el mazu cromos y entamábamos a pasalos d’ún en ún con un áxil movimientu deos pa-y los amosar al otru que diba diciendo “sipi, sipi, sipi” hasta qu’apaecía ún que nun tenía y dicía “nopi”. Entós podía entamar la negociación, que non siempre llegaba a bon puertu. Si la transaición implicaba más de dos o tres cromos, podíen apartase los nopi pa cambialos en grupu al cabu.

Too esto yera perinteresante: consiguir lo qu’a ún-y facía falta requería una gran habilidá pa los negocios. Sicasí, había siempre dalgunos que-yos daben los cromos a les mas y yeren estes les que miraben cuál-y faltaba a caún mientres los fíos xugaben colos amigos. Nunca sentí un gran respetu por estos neños: abultábame qu’enllenar l’álbum asina nun tenía méritu dalu.

Como yá dixi, el mio de por sigo escasu interés pol fútbol nun fixo más que menguar, conque si me diere anguaño por coleicionar cromos, diben ser d’otru tema. Pero nin siquiera asina lo diba facer porque los cromos nun son p’adultos. La razón ye bien cenciella: ye esencial nun tener nenguna independencia financiera. Hai que tener que pidir permisu a dalguién pa mercalos. De lo contrario, va ún al quioscu y arrampla con tolos paquetinos hasta enllenar el álbum. Nun se m’ocurre cosa más triste pa una coleición de cromos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *