El vasu alcontrador

Nun soi una persona mui nocherniega. Préstame de xemes en cuando pasar la nueche per ende o charrando en casa, pero vivir, quiero más vivir de día. Eso nun ye dalgo que siempre pudiera facer. Cuando trabayaba na bocatería vivía dafechu de nueche: ente les diez de la nueche y les ocho de la mañana pasaba la mayor parte de les coses que pasaben nel día.

Una de les escenes que más recuerdo d’esi sitiu ye Stella corriendo d’equí p’allá con un puñáu de factures na mano, buscando una que-y faltaba. Tuvo un ratu asina, mirando en tolos requexos y nun la topaba per nenyures. Al cabo, esclamó fadiada: “¡Acabóse, voi dar vuelta un vasu!”. Dio vuelta un vasu, metió una mano ente les factures que tenía na otra y sacó una. “¡Equí ta!”, glayó y echó a rir. Ella yá me cuntara del métodu de so güela pa cuando nun topaba daqué: dar vuelta un vasu y siguir buscando hasta topalo.

Nunca nun me tien fallao. Nin a los mios conocíos. Ta claro que l’oxetu en cuestión tien de tar nel sitiu nel que se busca: si perdí dalgo na cai nun voi dir dando vuelta vasos en casa. Pero tovía la xente que más se rió de mi cuando-y falé del vasu alcontrador finó por reconocer la so efectividá.

La mio amiga Lisa, que ye de Suabia, na parte sur d’Alemaña onde se fala suabu, compartió conmigo’l métodu de la so cultura, menos paganu y más relixosu. Si busquen, por casu, les gafes, recen: “Heiligr Andonius, guadr Mann, führ mi z moir Brille na”, que ye dalgo como “San Antoniu, bon home, guíame hasta les mios gafes”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *