Pen pals

Na dómina del Internet, lo d’escribir cartes ye una cosa más bien romántica, como escuchar discos de vinilu o xugar a la Game Boy. A mi, magar que sían exemplos más de recién, abúltame igual de romántico llamar dende una cabina de teléfonu.

Sicasí, y como munchos de la mio edá, tengo escrito cartes na mio infancia. (Estes son les coses que lu lleven a ún a sintise vieyu vieyu). Nun sólo m’escribía con xente conocío (sobre manera con Naty, que taba n’Asturies nos años nos que yo tuvi n’Arxentina) sinón tamién con xente que namás que conocía per corréu postal. Cuando pienso neso nun sé de qué s’escandaliza la xente anguaño cuando ven que se pue falar con desconocíos per Internet, si al cabo ye lo mesmo.

Yo, en cualesquier casu, llegué a eso pente medies de la mio profesora d’inglés, Stella, que m’encamentó que me buscara un “pen pal”, un amigu per carta, p’ameyorar el mio inglés. La primera persona cola qu’entamé a escribime llamábase Samantha y yera d’Estaos Xuníos. A la segunda carta unvióme una semeya y pudi ver que yera negra y tenía, por dicilo asina, un problema de sobrepesu. Cuntóme que nun diba a la escuela, sinón qu’estudiaba en casa con profesores particulares. Pidí-y a Stella que me lo desplicara porque nun yera quién a imaxiname una cosa tala. Paecióme permal y esmolecióme pensar que taba tol día enzarrada y ensin amigos. Stella díxome que dellos padres escueyen eso pa los sos fíos por mor de la falta de seguridá en según qué fasteres del país, pero que polo xeneral nel institutu yá sí s’incorporen a les clases normales. Sigo ensin saber si esto ye asina o non y en qué midida tá estendida la escolarización doméstica n’Estaos Xuníos. Tampoco m’alcuerdo de nada más que falara con esta moza en particular, pero de xuru que les cartes y la foto tovía tán en dalguna caxa en dalgún desván d’España. Tengo qu’atopales.

Otra moza cola que falé yera de Tailandia, pero nun soi quién a recordar el so nome. Con ella sé que tuvi una conversación sobre rellaciones: entrugóme si tenía moza, díxi-y que non y ella camentó que quiciabes fuere porque nun yera “caballeru” abondo coles muyeres. Yo espúnxi-y toa una teoría de que nun me paez qu’un home tenga de ser “caballeru” sinón que toles persones d’una rellación tienen qu’amosar respetu y dedicación y que, depués de too, si tuviere moza, diba ser porque me quier como soi y non por que m’enfote en ser una cosa u otra. Ella dióme la razón y yo quedé tou gayasperu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *