De sanidá

Yo creyo ser una persona razonable. Entiendo munchos recortes y hasta les midíes d’austeridá. Nun ta’l fornu pa bollos, y muncho menos pa más créditos. Nun soi quién pa pescanciar, sicasí, por qué nun-yos saquen más perres a los que les tienen, si lo que fai falta ye aforrar.

Hai un tema en toa esta orxía de reformes que tamos viendo n’España que sí entiendo bien, y xustamente por eso nun me gusta un migayu. Eso de quitá-yos l’asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares ye una midía cobarde que va escontra los más débiles, los que nun se pueden defender, y amás populista y facilona. Ye fácil convencer a la xente de qu’al que nun paga, nun hai por qué-y da nada. La xente tien medrana pol so dineru, siente que si operen a una china d’un cáncanu d’úteru, ye’l so dineru’l que se ta usando mal. Podíen facese munches valoraciones sobre si un contribuyente tien dalgo que dicir sobre cómo s’empleguen les perres que yá pagó y, poro, ya nun-y pertenecen. Al cabo, nengún de nosotros decide sobre los presupuestos de nengún ministeriu, por muncho que Rajoy se vaya de picnic colos tápers.

Quiciabes lo que más m’enraxone de too esto ye la xente que, ensin tener idea de cómo son les coses, xustifica esos ataques a unos grupos desaventayaos. Que nun contribuyen al sistema de la Seguridá Social ta más que claro, pero, ¿por qué non? Porque nun-yos dexen. Si tán trabayando en negro nun ye porque-yos preste más, sinón porque los que-yos dan esi trabayu nun tan por la llabor de pagar los impuestos correspondientes. El que gana ehí, en definitiva, ye’l patrón.

Faime gracia, amás, que piensen primero nos inmigrantes illegales que nos de la Xunión Europea. Porque al rodiu d’esto hai muncha confusión. La Tarxeta Sanitaria Europea lo que fai ye garantizar qu’un ciudadanu de la Xunión que s’atope temporalmente n’otru estáu miembru gocie de los mesmos derechos que los ciudadanos d’esi mesmu país. Nun ye, poro, nengún seguru de viaxe, conque los gastos cuerren a cuenta del país que trata al enfermu y non del sistema de salú del país d’orixe. N’España, onde tol mundu tien derechu a asistencia sanitaria, cualesquier británicu, alemán o polacu que tenga un infartu en territoriu nacional va ser tratáu y, si fuere necesario, operáu. Un español que tea n’Alemaña y nun tenga un seguru alemán acordies col sistema d’aseguradores públiques del país, va tener que pagar pola consulta. El de la Tarxeta Sanitaria Europea foi un mal negociu pa España.

Yá seyan ciudadanos de la Xunión, extracomunitarios o ilegales, lo que nun se pue facer ye negar a dalguién el derechu a la salú. Que lo faigan n’otros países nun pue sirvir como escusa pa lo facer n’España. Asina nun sólo va morrer xente sinón qu’amás se multipliquen los posibilidaes d’epidemies y d’estigmes sociales. Eso, por nun falar de la enorme división que se crea con estes midíes. L’estranxeru pasa a ser l’enemigu, el que ta gastando les nuestres perres. Eso nun sólo ye falso, sinón amás mui peligroso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *