Los diaños de Scherezade

Cuando Salamanca tovía yera pa mi una ciudá nueva, pa Scherezade yá yera vieya. Anque nos conocimos n’Asturies, ella ye salmantina de nacimientu, y avezaba pasar los branos baxo’l sol de Castiella, cola so familia.

Creo que foi cuando fui a Salamanca pa facer la matrícula, cuando Schere tamién taba ellí y quedamos pa dar una vuelta. Vimos les coses típiques qu’hai que ver cuando se va a Salamanca y comimos nel Pans & Company. Na cola, delantre de nós, había dos moces que pidieron y, acordies col funcionamientu del establecimientu, echáronse pa la izquierda a esperar pol so pidíu y nosotros averámonos a la caxa. Pidimos, pagamos y nos desplazamos tamién pa la izquierda. Un poco dempués, la persona que nos atendiera plantó sobre la barra una bandexa con unes patates frites qu’esperaba ser completada pol bocadillu. Ensin lo pensar demasiao, garré una patata y comíla. Una de les moces de la izquierda miróme con güeyos asesinos y espetóme: “Esa era nuestra patata”. Nun cayera na cuenta, nin siquiera me lo plantegara, foi una cosa automática, pero tampoco me paeció (nin me paez) que fuere una falta grave a nengún códigu de conducta. Yera una patata frita. Sicasí, quixi reconocer la mio culpa, conque saqué dos céntimos de la cartera, apoyélos na barra y apurrí-yoslos a les moces con un “perdona”.

Esi día siguimos dando vueltes nel atapecer y cuando ya taba too escuro, echámonos a descansar nel suelu delantre de la catedral. Lo que vimos ehí sirviónos d’entretenimientu pa hores y de tema de conversación p’años. No alto la torre, non enriba’l too sinón un poco enantes, onde hai como una especie de saliente, movíense unes solombres. Quedámonos mirando pero yera difícil estremar nada, porque nun había nada más qu’escuridá. Cuando los güeyos s’avezaron un poco más a la falta de lluz y foron pa enfocar dalgo, vímoslo más nidio: yera dalguna clase de bichu que taba ehí enriba y de cuando en vez cambiaba de un llau de la torre al otru. Reptaba como un llagartu, pero en vertical, y dacuando paecía que descendía. Teníen tola pinta de ser unos diaños que o bien custodiaben o bien asediaben la Santa Ilesia. Nun momentu pasó un home por delantre de la catedral y entrugué-y si llevaba priesa. Díxome que non, entós pidí-y que se echara al nuestru llau pa mirar pa la catedral. Nun-y dixi nada de lo que tábamos viendo, pero decatóse él mesmu. Almitió ver los demonios y nun tener nenguna esplicación fundada na esperiencia diurna pa eses solombres.

Pasé non pocu tiempu negándome a mirar pa la catedral de día: tenía mieu de confirmar la presencia de diaños na mio nueva ciudá o, más tarrecible tovía, de descubrir qu’en realidá yeren unes simples y aburríes cigüeñes alimentando a les críes en ñeru.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *