Laura, de catequesis

Cuando yera pequeñu, podía hasta paecer que diba crecer pa convertime nun home de bien, nun home de Dios. Diba a la ilesia, al grupu de catequesis (tamién al de poscomunión) y participaba nes escursiones y actividaes. La relixón yera, realmente, un tema del que se falaba más bien poco; yo creo que la mayoría de los que taben ehí taben pa tar con amigos y facer coses, pero non por un llamáu divín. Si non, nun me desplico la esistencia mesma de Javi, el catequista. Teníalu por modernu y lliberal, anque quiciabes si falara con él anguaño, esa idea podría camudar.

De los demás de la mio edá, la única de la que m’alcuerdo ye Laura. Llamentablemente nun sé l’apellíu, si non podría hasta buscala n’Internet. Foi dalgo asina como’l mio segundu amor, si ye qu’esiste una cosa tala. Yéremos mui pequeños como pa falar del tema, pero toi abondo seguru de qu’ella me vía igual. Un añu, ficimos l’amigu invisible y yo toqué-y a ella, conque me tenía que facer un regalu. El día los regalos, Laura púnxose mala y nun vieno. Los demás dimos los nuestros regalos y a mi tocóme esperar a la vez siguiente pa que Laura me diera’l suyu. Cuando por fin se curó, vieno a catequesis con un paquetín pequeñu y diómelu alantre de toos. Toos entamaron a facer chancies y comentarios, diciendo que yera un aniellu (como amuesa d’un interés de calter románticu). Laura, claramente incómoda, retrucó: “Non, nun ye un aniellu” y la vergoña nun-y permitió dicir más. Obviamente, espardiérase’l bilordiu de que nos gustábemos. Yo abrí’l paquetín y descubrí un rosariu que brillaba na escuridá. Magar que tábemos nun grupu de catequesis, paecióme daqué anticuao y fuera de llugar regalar a un neñu de 10 años un rosariu, pero venía de Laura y eso facíalo too distinto. El rosariu llevélu conmigo a Arxentina y túvilu durante años siempre cerca. Non nel bolsu’l pantalón, como otros, pero cuasi.

El rosariu que brillaba na escuridá recordábame a Laura. Por eso quixi más nun pensar na terrible y humillante posibilidá de que fuera so ma quien escoyera cualquier cosa d’una tienda de productos relixosos pal amigu invisible de la so fía, ensin pidi-y siquiera la so opinión. Eso sedría tamién una bona esplicación pa la reacción d’incomodidá de Laura énte les chancies del grupu. Pero non, eso ye meyor nun pensalo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *