El bachilleratu internacional

Yo tenía un maestru en 4u de la E.S.O. que nos daba Física y Química. Yera un home gayasperu que paecía esfrutar de la vida, positivu y abondo esixente. Recuerdo qu’una vegada vieno a clase tou eufóricu diciendo qu’acababa de donar sangre y que toos teníemos que lo facer, que lu fai a ún sintise perbién. Yera ún d’esos maestros que, anque a ún nun-y prestare especialmente l’asignatura que daba, cayía bien a tol mundu. Esti foi ún de los que tuvieron la delicadeza de calificame con un “imposible evaluar” nel primer trimestre del cursu, porque vini d’Arxentina nel mes de payares y hasta la evaluación nun me dio tiempu a algamar un nivel aceutable p’aprobar.

Cuando yá llevaba unos meses nel institutu, díxome un día que quería falar conmigo depués de clase. Falóme d’una cosa nomada Colexos del Mundu Xuníu, onde se podía cursar el Bachilleratu Internacional y dixo que-y paecía que tenía munches posibilidaes de recibir una beca pa dir. Dióme folletos sobre la organización y encamentóme que me lo pensara. La verdá ye que de primeres me paeció una bona idea. Nos folletos había un mapa con puntinos en tolos llugares onde había ún d’estos Colexos del Mundu Xuníu y yo naguaba por ver munchos d’ellos. Otru día fui con mio ma al institutu pa que’l profesor-y falara d’esto. Desplicóme que la comisión que decide a quién-y dan les beques y a quién non nun tien problema en facer entrugues poco ortodoxes. Creo qu’ún de los momentos nos que más vergoña pasé delantre mio ma foi cuando me dixo: “Estos vienen y dícente: ‘A ver, chaval, ¿tu faeste payes?’”. Esi día deprendí amás una espresión mui guapa: cuando terminó de cuntalo too echóme una mirada y entrugó: “¿Qué, púnxite los dientes llargos?”. Yo quedé mirando pa él ensin saber qué-y dicir, hasta que mio ma me traduxo: “Que si nun te dio muncha gana de facelo”.

Los formularios terminélos de preparar el día antes de colar pa Francia nel intercambiu qu’organizaron nel institutu. Fícilo too de priesa y corriendo y supi que nun me lo diben dar, porque na carta de presentación se vía que nun m’esforciara demasiao nello. Efeutivamente, nun me dieron beca, y por dalguna razón tampoco nun lo llamenté demasiao. Agora sí que me da daqué de pena tener perdío esa oportunidá. Pero llueu pienso que si tuviera dío ehí, nun taría onde toi, nin tendría fecho lo que fixi. Y eso tien tamién permunchu valor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *