Perdes de memoria

Pásame non poques veces que m’alcuerdo de dalgo y nesi mesmu intre me decato de que nun pensara nello en permunchu tiempu. Pue dicise que lo escaeciera y por dalguna razón rescaté’l recuerdu.

Ye una sensación que m’apavora, téngo-y llercia a perder la memoria. Na mio familia hai dellos casos d’esti mal y cada vez que mio ma nun ye quien pa recordar dalguna cosa, como’l tema d’una película que vio apocayá, yo yá toi pensando que-y ta entamando l’amnesia. Dígo-y que memorice coses, que deprenda llingües… pa exercitar el cerebru y evitar na midía lo posible que llegue a desendolcar una enfermedá asina. Pero a min, que convivo con munches llingües tolos díes y memorizo testos enteros de cancios ensin esfuerciu dalu y hasta n’idiomes que nun falo, tamién dacuando abúltenme los recuerdos daqué esquivos.

La fin de selmana pasada volví a alcordame d’un viaxe que fici a Países Baxos en mayu de 2010: nun ye que nun pensare nello, sinón que sabía que fui, pero non cuándo, cómo nin qué fici ellí. Pocoñín a poco fui cayendo: fui hasta l’aeropuertu de Fráncfort nun coche compartíu con una suerte de testigu de xehová, mormón o dalgo asina y llueu con otru (creyo, nun lo sé de xuru) hasta Utrecht. Ellí dexáronme nuna gasolinera y vieno Tobiasz a recoyeme. Tamién nesi viaxe fui al ximnasiu onde entrenaben los mios amigos y tuvimos na piscina y na sauna y descubrí que pesllara pa siempres el sitiu de quebabs que taba detrás de la oficina. Pero yá, nun sé qué más fici nesi viaxe.

Si nun me ficiere sentir como una guaḥa de 15 años, escribiría un diariu p’apuntar tolo que pasa y lo que fago y poder lleelo nel futuru. Pero nun me veo con un cuadernín rosa con un candáu en forma corazón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *