Sobrecinos d’azucre

Dellos de los recuerdos que tengo son daqué duldosos, nel sen que nun toi del too seguru de si son ciertos o non. Esto pasa sobre manera cuando son coses tan poco corrientes que la xente me mira estrañao cuando lo cunto, d’un mou que me fai duldar de la mio propia memoria.

El casu más claru d’esto ye’l Llana, la escuela a la que fui hasta primero de primaria. Hai unos años desaniciaron tolos edificios y construyeron nel so llugar, cómo non, viviendes. Pero daquella había un patiu bien grande acotáu por dos llaos polos edificios onde s’asitiaben les clases. En parbulinos, o como diaños se llamara esi nivel d’enseñanza, poro, tábemos nun edificiu d’unos tres pisos que taba cabo lo que yera’l complexu mesmu de la escuela. Nun sé si alquilaren esi llugar porque nun cabíemos nes otres aules o qué, pero de xuru que tábemos dixebraos.

Nesti edificiu nun había calefaición. Por eso les maestres pasaben con sobrecinos d’azucre nun sé si robaos o tomaos discretamente de les cafeteríes vecines y los neños llevantábemos la cabeza y abríamos la boca, cuasi como faen los paxarinos nel ñeru, pa que mos dieren medio sobrecín a caún y caltenenos calentinos. Qu’eso asocediera nos años noventa nun país de la Xunión Europea ye estraño, reconózolo. Pero mios hermanos, nos últimos años, confirmáronme que yera asina. Si el recuerdu de que me dieran la razón nesti asuntu tamién ye falsu, eso ye yá otra hestoria.

Del Llana recuerdo tamién qu’en primeru tábemos nuna mesma clas colos de segundu, nós a la izquierda y los mayores a la drecha l’aula. Tengo grabada la semeya de dos maestres ehí alantre, pero nun sé si ye que falaben al mesmu tiempu o cómo s’organizaben.

Quiciabes too esto nun tea namái que na mio cabeza, que seya un productu de la mio fantasía. Nesi casu nun me queda otra qu’allegrame de tener una fantasía tan productiva.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *