La güela Teresa

Cuasi siempre que falo de mio güela, trátase de la paterna, “la Yoli”, pero tamién tenía otra, l'”abuela Teresa”. Siempre me fizo gracia qu’a la primera nomábemosla pel nome y a esta pel so papel na familia.

Sacantes una hermana de mio güela (Yoli), esta foi la única de la familia que vieno a visitanos nos ocho años que pasamos n’España nos noventa. Vieno primero pa la comunión del mio hermanu y depués pa la mía. Cuando la mio hermana diba facer la suya, la güela Teresa taba yá enferma y nun podía viaxar.

Prestábame pasar el tiempu con ella, anque fuere pa facer coses que nunca facía, como rezar el rosariu. Contar anguaño que facía esto tienme ganao más d’una cara de sorpresa. Unos años más tarde volviemos a Arxentina y ellí díbemos a visitala de xemes en cuando a so casa, que yera en realidá la casa que construyeron mios pas y la primera na que viví yo al nacer. Alcuérdome de que tolos díes a la hora de la siesta miraba “El zorro” na tele. Una vegada que quedé a dormir en so casa llevéme un sustu terrible cuando llevanté pela nueche pa dir al bañu y vi la so dentadura postiza nun vasu sobre’l llavabu.

En dalguna parte tengo una semeya de cuando vieno a visitanos a Salta y la vistí con tolo que topé. Tenía puestu’l mandil de mio tía-güela. Púnxi-y un charangu nes manes, una botella deterxente nun bolsu’l mandil, un plátanu nel otru y un pincel na boca.
Siempre taba faciendo dalgo. Prestáben-y muncho les manualidaes y creo qu’hasta entamó a estudiar psicoloxía yá de mayor. Pidióme una semeya d’un caballu al galope pa usar de modelu pa facer dalguna de les sos coses y yo prometí-y que-y lu diba topar.

Cuando volviemos a España, ella quedó como siempre en so casa de Río Cuarto. Un día taba despidiéndome de mio ma pela nueche pa dir pa cama y entró’l mio hermanu nel cuartu tou seriu. Nun-y fizo falta dicir nada, que mio ma entamó a llorar. Yo tovía pienso qu’al final nun-y unvié la semeya’l caballu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *