Al rodiu la memoria

Qu’España y Alemaña nun se paecen demasiao nun fai falta dicilo. Sicasí, de xemes en cuando llámame l’atención lo tremendamente estremaes que son pa delles coses.

Ún de los temes que me fai pensar nesto ye’l de la memoria histórica. Dientro d’un mes voi dir a Países Baxos y voi aprovechar el viaxe pa visitar a una muyer de 90 años que lluchó na resistencia escontra los nazis nesi país. Ye xudía, d’orixe gallegu (de la Galicia de Polonia) y neerlandesa de siempre. Deprendió alemán de moza y tovía fala, según me dixeron, nesi alemán de cuantayá, ensin pallabres como super, y muncho menos cool, sinón que si dalgo ta perbién, pa ella ta ausgezeichnet. A la so edá sigue collaborando con ASF, una organización alemana qu’ente otres coses manda xóvenes recién salíos del institutu a trabayar como voluntarios a países afeutaos pola Segunda Guerra Mundial, como Francia, Rusia o Países Baxos. Esta muyer, que curiosamente foi compañera d’Anne Frank na escuela, da charres pa escolinos contando lo que pasó daquella col enfotu de que nun s’escaeza pa que tampoco nun vuelva a pasar.

Tovía nun la conozo en persona, pero yá me fascina, como me fascinen toes eses histories cuntaes por xente que les vivió y que ye pa pescanciar y tresmitir meyor que naide l’algame de lo que pasó. Eses coses pasen n’Alemaña. Y llueu entrúguenme por qué enxuicien a Garzón y yo, sinceramente, nun sé qué dicir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *