Recuerdos d’hermanu mayor

Si tengo recuerdos de delles coses que pasaron cuando yera pequeñu, ye de xuru porque crecí sintiéndoles contar. Nun sé por qué los neños escaecen tanto, que nin siquiera son a reconocer a un hermanu que nun convive con ellos si lleven unos meses ensin velu.
Eso pásame a mi cola mio hermanina, qu’anguaño tien seis años. Cada vez que la veo escóndese detrás de so ma o del primeru que garre y nun me fala. Yo yá sé cómo ye y nun intento forzala. Dígo-y “Hola, Julita” y yá. Creo qu’eso funciona muncho meyor que si-y tán encima tol ratu. Poco dempués yá entama a xugar conmigo y enseguida me llama y anda buscándome si nun toi. Cuando tengo que colar, dizme que me quede, que quier más vinir conmigo y cuando yera más pequeña lloraba y glayaba ensin falta.

Estes navidaes vila per primer vegada dempués de dos años y pasólo mui bien conmigo. Hasta diemos un paséu pel fontán ensin sos padres. Aproveché los momentos nos que taba tranquilina pa ver de qué s’alcordaba. De nada. Nun paecía tener nenguna alcordanza de nenguna de les coses que ficimos, nin del branu que viví en so casa nin de los xuegos que facíemos na playa. Lo que más gracia me fai d’ello ye que dientro d’unos años voi ser yo ún de los mayores que-y cuenten histories de les que nun s’alcuerda: “Cuando yeres pequeña escondíeste detrás de to ma cada vez que me veíes” o “Dexábesme falate n’inglés, pero cuando dicía dalgo n’esperantu tapábesme la boca coles manes”.

Yo sólo espero que d’esta vez, que pasamos unos díes xuntos, yá entame a alcordase de mi. Ye lo que tien tar tan lloñe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *