El llibru sagráu de Joseph Smith

Anguaño muncha xente queda ablucao cuando s’enteren de que fici la confirmación, que yera molacín y que dacuando hasta rezaba’l rosariu. Son coses que pasen. Sicasí, llegó’l momentu nel que me plantegué delles coses y creyo qu’ún de los mios primeros razonamientos, cenciellu, de neñu, pero non por mor d’ello menos válidu, foi: por qué díbemos creyenos que Xesús ye’l fíu de Dios, si güei díbemos tomar por llocu a cualquiera que viniere afirmando una cosa tala. Como argumentu sigue paeciéndome de ciertu valir, pero he de reconocer que m’equivoqué: dícense coses muncho más disparates y siempre hai dalgún que lo creye.

Nun soi d’entrar a valorar los conteníos de les creyencies de naide, pero sí me paez que paga la pena ver d’aú proceden eses verdaes que toles relixones proclamen. La Ilesia de Xesucristu de los Santos de los Últimos Díes fundóla un estauxunidense nomáu Joseph Smith. Confundíu por toles corrientes del cristianismu que vía na so comunidá acudió a la oración, como se diz na Biblia, pa pidir más información a Dios. Entós apaeciéronse-y Dios y Xesús pa dici-y que nenguna de les corrientes que conocía se correspondía coles enseñances de Cristu, que tres la muerte de los caberos apóstoles la Ilesia sufrió baxo la mala xestión de los ministros de la época. Yera entós xera de Joseph Smith reestablecer l’orde qu’enxamás nun debió perdese. Cuntó esto nel pueblo y la xente miraríalu un poco mal. Poco depués apaecióse-y Moroni, l’últimu d’una tribu d’israelitess que foi a América cuantisimayá y que sucumbi énte los ataques d’otra tribu israelí que tenía la piel oscura como castigu de Dios por siguir al demónganu (toma ya). Esti Moroni enterró les enseñances verdaderes sobre estes tribus y sobre la historia’l mundu, Dios y tolo demás. Joseph Smith atopó les tables d’oru pero nun les podía amosar a naide porque-y lo prohibiere Dios: namás él podía veles. Lo que sí podía facer yera traduciles, porque taben escrites con símbolos raros, y espublizales. Pa eso contautó con un amigu de so que tenía bien de perres. Desplicó-y la historia de les apaiciones, de les tables que nun-y podía amosar y pidió-y sofitu económicu p’asoleyar la traducción. Amás diba tener qu’ayudalu pa la torna: Joseph diba dicta-y la traducción pa qu’él la escribiere. Pa lleer les tables metióles nun sombreru con dos “piedres de ver” y metió depués la cara nel sombreru. Asina, les piedres allumaben l’interior del sombreru y tresformaben máxicamente los símbolos raros en lletres, palabres, frases n’inglés. Joseph Smith diba lleéndoles en voz alta y el so amigu, diba escribiendo. Asina tuvieron un tiempu, avanzando cola traducción del llibru, que contaba la historia d’una de les tribus d’Israel que fueron a América.

Una nueche, l’amigu de Joseph Smith cuntó-y a la muyer lo que taben faciendo y ésta reaicionó un poco escéutica. El so maríu, sicasí, taba convencíu de que too yera verdá. Pa demostralo, dexó que la muyer escondiere delles páxines de la traducción que taben faciendo y díxo-y a Joseph Smith que les perdiere. La idea yera que si de verdá taba tornando de los símbolos raros al inglés, nun diba tener problemes en traduciles otra vuelta pa que la muyer del so amigu les pudiere comparar darréu y quedase tranquila sobre la veracidá de les pallabres de Joseph Smith. Pero non. Joseph Smith, n’enterándose de que l’amigu “perdiere” les fueyes, enfureció y coló al monte a rezar pa pidir conseyu a Dios. Depués d’un ratu volvió y dixo que Dios taba perfuriosu colo que pasare y que yá nun pagaba la pena siguir tornando la historia onde quedaren, qu’agora diben entamar cola de la otra tribu, que diba ser abondo asemeyada, pero llixeramente estremada.

Esta traducción espublizóse col nome de Llibru de Mormón y nella básense la cosmoloxía y les creyencies de los mormones. Quiciabes la ventaxa que tienen otres relixones ye que los sos llibros sagraos s’escribieron va tantísimu tiempu que yá naide sabe exautamente cómo foi. Porque si se supiere…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *