Les coses que se suañen…

Una cosa que digo davezu ye que nun creyo nuna cosa o n’otra. Duldo tanto de la medicina tradicional como de l’alternativa, nun creyo na democracia, nes estadístiques nin na midida del CI. Sicasí, esti escepticismu que podía dexar la mio vida vacia de xacíu, ensin nenguna seguridá a la que m’afitar, permíteme probar munches coses que non tol mundu prueba por tar convencíu d’otra cosa.

Ye’l casu de les flores de Bach. Si esto pue considerase homeopatía o non dúldolo d’apocayá, del mesmu mou que sigo duldando de si funciona de verdá. Depende, pienso, porque, como diz mio ma, too ye relativo. Depende al cabo de lo que se quiera algamar con ello.

Yo uséles cuando taba na Universidá pa relaxame un poco porque dacuando se m’atropaben les xeres, les obligaciones y los problemes (ai, les perres…). Si m’ayudó a tranquilizame o non ye discutible: pue ser que nesa mesma época yo mesmu consiguiera facelo pola mio cuenta. Lo que sí me producíen les flores de Bach, y a esto diba yo, yeren suaños vívidos a esgaya. Llamóme l’atención y entamé a anotalos nun cuadernín mui pequeñín que tenía cabo la cama. Y digo pequeñín non solo de grosor sinón tamién na forma: debía ser de 5×5 cm. Nunca nun tuviera suaños tan nidios de forma tan repetida como daquella y nunca nun los volví a tener. Con ello, sigo siendo famosu ente los mios amigos por mor de los suaños que tengo.

Esta mañana esconsoñé esmolecíu, nesi estáu nel que lu dexa nun saber si lo que se ta acabante de vivir ye realidá o non. Taba yo en Karlsruhe de visita cola mio amiga Ana y otra xente. Salimos d’un sitiu a la cai y vi que yera toa un mosaicu, dende’l suelu hasta los teyaos de los edificios. Saqué la mio cámara pa facer una semeya, arrodiyéme pa tener l’ángulu que quería y vi al final de la cai una neña pequeña tirada, mirando con güeyos asustaos pa una cai llateral, como si dalgún peligru se-y averara dende ehí. Nesi momentu llamóme per teléfonu Ana, que yá empecipiara a caminar más p’alantre, pa dicime a glayíos que tuviera cuidáu, que m’escondiera, que veníen. Nun sabía qué taba pasando, quién venía y por qué había que s’esconder. Di unos pasos y asoméme a la cai pa la que miraba la neña y vi una paré toa chiscada de sangre y, na meseta d’una ventana, un trozu de cuerpu humanu, más o menos la metá del troncu d’una persona. Baxé la mirada pa ver qué o quién causara eso y vi cómo un paisanu pasaba con una espayadora per encima de tol que se-y ponía alantre, estaciando a la xente ensin lo pensar dos vegaes. Darréu vi que nun yera l’únicu, sinón qu’había delles espayadores per toes partes, toes escuertizando xente. Corrí a escondeme nuna escalera que llevaba a la puerta d’un suétanu y apiñotéme ehí con otres persones. Al abellugu d’esti escondite quixi facer semeyes de lo que taba asocediendo, pero la mio cámara emitía una lluz pa enfocar y un paisanu que taba al llau díxome que l’apagara, que diba llamar l’atención de los conductores de les espayadores. Efeutivamente, yá entamaren a venir na nuestra direición, pero cuando desapaeció la lluz siguieron dando vueltes perhí alantre.

Depués d’un tiempu salimos del escondite y empobinamos los que tuviéramos na escalera pal coche d’ún d’ellos, que nos llevó a otru pueblu. Ellí, yá aparentemente a salvo, ficimos por contautar con otra xente pa ver cómo taben y si sabíen qué taba pasando. Ana unvióme un mensaxe pa dicime que delles semeyes que ficiera ella yá apaecieran n’elpais.com. Metíme na páxina del periódicu y vi que yá taba na portada, con semeyes de Karlsruhe sumida na hecatombe, con edificios quemaos y estrozaos y cadabres y escombros per toes partes. Entamamos a pidir aida nel pueblu nel que tábemos pa ver si podíemos volver a casa o facer dalgo, pero la xente nun paecía tar enterao. Metímonos nun chigre pa ver qué pasaba y vimos que dellos coches tamién entamaben a comportase de manera estraña: diben circulando de manera normal y de sópitu topetaben escontra los comercios. Daben la mesma sensación de descontrol que les espayadores de Karlsruhe, pero nun yeren tan peligrosos: nin tan grandes nin rápidos. De toles maneres, nosotros quedamos na parte d’atrás del chigre, pa que nun nos pillaren.

One thought on “Les coses que se suañen…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *