Burocracia

Una de les coses que más innecesariamente torgaron la mio vida d’estudiante foi la tramitación de les beques. Sufrílo tola carrera y anguaño los mios hermanos tovía tienen que facer malabarismos hasta que-yos lleguen les perres que-yos prometieren meses más ceo pa poder estudiar.

El casu ye que nel branu anterior al primer añu na universidá yo tuvi trabayando pela nueche toles fines de selmana, pero ente unes coses y otres, el dineru que fui p’aforrar nun llegaba pa más d’un par de meses, conque tuvi que buscame trabayu. El día del mio cumpleaños, nel mes d’avientu, entamé la formación como teleoperador d’Amena (anguaño, Orange), que duraba una selmana, pa empecipiar a trabayar darréu.

Como cuasi tolos telecentros, esti afayábase na rodiada la ciudá, y anque namái trabayaba seis hores al día, ente dir y venir per un llau y les clases per otru, a lo cabero nun tenía tiempu pa nada. Y cuando lu tenía, dormía. Hubo delles clases a les que nun pudi siguir asistiendo porque tenía de trabayar, lo que supunxo los primeros (y únicos) suspensos de la mio vida.

Sicasí, lo que más me marcó de trabayar ehí foi que nun pudi volver a Asturies en vacaciones. Pasé la nuechevieya solu. Cené pasta con atún y miré les campanaes na tele. Depués yá vinieron Scherezade (que vivía normalmente n’Asturies, onde nos conociéremos, pero yera de Salamanca) y Arián, una amiga que fici nel telecentru. Salimos esi día a facer el gansu per Salamanca con cuernos de renu na cabeza y salchiches na mano.

Unos meses más tarde, la madre d’Arián enteróse de que cenara solu en nuechevieya y dixo que nun podía ser, que cómo naide dixo nada, que podía tener dío a casa d’ellos. Yo agradecí-ylo pero díxi-y tamién que nun pasaba nada, que ta bien tamién vivir una situación asina una vegada na vida. Sigo pensándolo.

Más me fadiaron les asignatures que suspendí por tener que trabayar pa ganar dineru hasta que llegare la beca porque, irónicamente, eso ponía en peligru la beca del otru añu, y ensin ella nun diba poder estudiar. El branu que vieno depués de primeru pasélu trabayando (tamién de teleoperador, pero n’Asturies), de cuatro a diez de la nueche, estudiando d’once a cuatro la mañana y dormiendo de cuatro a doce. Una hora equí pa la xinta, otra ellí pa la cena y otra pa duchase, y a lo cabero, dos notables y un sobresaliente.

Y too, porque a naide nun se-y ocurrió un sistema meyor pa xestionar les beques.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *