Celso

El caberu pisu nel que viví n’Uviéu taba en Vallobín, na mesma cai anque con un nome estremáu del primer pisu del que tengo alcordanza, en Bermudo I el Diácono. Nesti otru, nel que pasé los últimos años n’Asturies, había dellos vecinos abondo interesantes. Xusto debaxo vivía una moza chaparreta de pelo rizao que cuidaba de so madre anciana. Arriba teníemos una lloca que golpiaba’l suelu ca vez qu’en casa sonaben el pianu o’l saxu y darréu facía como si fuere otra persona la que daba los golpes. Taba separada y nun lo llevaba nada bien. Vivía colos fíos, ún un poco mayor que yo, del que taba namorada una amiga mía y otru pequeñu, que nun sé si nun vi nunca, poco o ye que yera mui pequeñu como pa facese notar.

Un tiempu tuvo viviendo nel séptimu una paisana estauxunidense colos sos perros, cola que tenté de falar sobro la política belicista del so país hasta que me decaté de que nun diba salir de la so idea de que yeren los salvadores del mundu que diben repartiendo la democracia y la llibertá a los pueblos.

El vecín que más me prestaba, sicasí, yera Celso, un señor mayor que vivía cola hermana, dos solterones veníos a menos: él con una pierna ortopédica, ella, que malapenes yera pa caminar. Mio güela referíase a él como “el patapalo”, y yo siempre-y dixi que nun lu llamare asina.

Los mios hermanos y yo paecíemos caye-y bien. Siempre charraba con nosotros nel ascensor y sobre manera nel portal, onde nun había llimitaciones de tiempu. A la mio hermana dió-y una vez 20 euros por aprobar la PAU. Yo topélu dalguna vegada nel Alimerka de cabo casa y una vez pidióme que-y echara un gabitu pa subir unes botelles. Díxi-y que nun había nengún problema y quixo me lo agradecer con una bolsa patates frites. Respondí-y que nun facía falta pero insistió hasta que vi que nun diba ceder.

Depués de colar pa estudiar en Salamanca siguí viéndolu de xemes en cuando, pero unos años más tarde los que quedaben de la mio familia nesi pisu colaron tamién. Menos mal que nun taba yo pa velo, eso de desmantelar cases nun me presta un res. Dende entós namái vi a Celso una vez, pela cai, pero nun falé con él, nun sé si porque taba lloñe o nun me vio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *