Pá Billy

Fai un par de selmanes taba yo nel tranvía en Karlsruhe, de pie cabo la puerta, cuando vieno un rapaz corriendo pol pasiellu. Quería salir pero nun llegó a tiempu: dio-y al botón, pero les puertes yá taben zarraes y el tranvía siguió’l so camín. El probe rapaz (nun sé qué edá tendría, fai unos años perdí toa noción pa calcular) gachó la cabeza y echó un sollutín. Quixi consolalu pero paecióme esaxeráu, non polo que pasara en sigo mesmo, sinon porque nun taba llorando de verdá, foi namás qu’un intre.

Alcordéme entós de cuando, de guaḥe, viaxaba en bus con un par d’amiguinos y el nuesu entrenador de balonmano, Emilio, pa dir a entrenamientos o partíos. Recuerdo que siempres queríemos ser los que pidieren la parada, la primera depués d’Uría, pero Emilio facíamos esperar unos minutos dende que’l bus arrincara otra vuelta pa da-y al botón y que’l conductor nun pensara que yera que queríemos baxar nesa parada y nun mos diera tiempu.

Cuando pienso neses coses nun puedo evitar sintime pervieyu. Emilio yera un adultu que mos dicía lo que taba bien y lo que taba mal (en realidá los paes tienen un papel más llimitáu de lo que se cree na educación de los fíos). Pero agora, mirando p’atrás, decátome de que si nun yera menor de lo que soi yo anguaño, muncho mayor tampoco sería. Y eso da un poco de mieu. Faémonos vieyos…

Emilio, a too esto, recordóme siempre a Billy, de los Power Rangers.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *