Espeutatives de futuru

Les güeles tienen una capacidá ablucante pa suañar sobre’l futuru de los sos ñetos. Mio güela dicía que si’l príncipe Felipe esperaba un pocoñín más, la mio hermana tovía diba tener tiempu de casase con él. Nun sé si lo dicía de chancia o non, pero en cualesquier casu, muncho nun s’estremaba de la vocación de la neña, que cuando-y entrugaben qué quería ser de mayor, respondía gayarda: “Princesa”. A lo cabero tocó-y a otra, y tamos toos d’alcuerdu en que ye meyor asina.

Una de les coses coles que fantasiaba mio tía-güela sobre mi, anque quiciabes fuere namái circunstancial, yera que me ficiere “artista”, más concretamente cantante o, dalgo menos concretamente, músicu. Teníemos un reproductor de cintes de xuguete, fechu de plasticuchu barato y de colorines, que tenía un micrófonu igualmente feu y al que se-y cascó la tapa del compartimientu de cintes. Sicasí, siguía furrulando: namái había que meter la cinta y emburriar un pocoñín. Col micrófonu, cómo non, cantábemos al mesmu tiempu lo que los Bom bom chip grabaren nel estudiu.

Mio tía-güela pensaba tamién na puesta n’escena, ta claro. Nun valía con cantar, sinón que tamién facía falta baillar. Y eso, cuéntenme, facíalo tamién. Tenía un chándal d’esos que s’abren con una cremallera per delantre y, por dalguna razón, paecía asociar esi detalle colos traxes que-y víaa Michael Jackson na tele. Equipáu con esta ropa poníame a imitalu. D’esto nun tengo nenguna alcordanza. Nun lo digo por vergoña, sinceramente nun soi quién a recordalo.

Llamentablemente’l tiempu mostró que los mios intentos de cantar o baillar nos primeros años de la mio vida nun yeren más que neñaes y la mio completa incapacidá p’afinar  o moveme con gracia se fizo cada vegada más apalpable. Pa nun deceicionar a mio tía-güela del too, sicasí, tocó-y dalgo al pianu de xemes en cuando.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *