Roscones con sorpresa

Nunca nun tuvi mui claro cuála ye exautamente la costume del roscón de reis n’España. Hasta que fui a estudiar a Salamanca nun me decatara de qu’en les panaderíes les venden con una corona de papel, qu’al paecer recibe’l “rei” o dalgo asina y tamién paez qu’hai un xuguete y una faba implicaos.

En mio casa nunca nun hubo corona, seique porque nunca nun hubo roscón mercáu d’una panadería. Mio güela failu siempres y dende que nun vivo en casa, fágolu yo tamién. Sicasí, lo del regalu o, como siempre lo conocí, la “sorpresita”, téngolo muncho más claro: vien envueltu en papel d’aluminiu y metíu en la masa, de mou que dalguién tope con ello al comer. Recuerdo que, de pequeñu, un o dellos años el regalu foi un pin de los que facía Rober na xoyería Martos. Pero a min lo que me prestó más foi cuando yá fuimos dalgo mayores, que mio güela decidió facelo un poco más interesante: nel papel d’aluminiu envolvió unos rollinos de papel. Como había dos roscones, había tamién dos “sorpreses”: nel primer rollín de papel escribiera: “Val por un llibru”. Toos celebramos la inventiva y la orixinalidá de mio güela, asina como lo interesante del regalu, abondo más qu’un soldadín de plomu o un cochecín de xuguete.

El segundu roscu comímoslu toos ansiosos por saber qué yera la otra sorpresa, porque nun había dulda de que diba haber otru rollín de papel. Tocó-y al mio hermanu. Desenrolló’l tubín y lleyó: “Ties que facer alfajores de maicena”. Tuvimos reclamándo-ylos años, pero nunca llegó a facelos. Lo meyor foi, sicasí, la risa de mio güela en viendo la cara del mio hermanu al lleer eso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *