Dientes de lleche

Un mur de nome Pérez yera l’encargáu de recoyer los dientes cayíos y dexar una recompensa. O polo menos eso me contaron, porque yo enxamás nun lu vi.

En mio casa lo que s’avezaba yera otra cosa: si nos cayía un diente, vendíemoslu a mio pá, que dicía que los coleicionaba. El preciu yera, o pa ser más exautos, foi siempre de 100 pesetes. Nesto pue vese yá una diferencia sustancial colo que facíen los mures Pérez d’otres cases: según tengo entendío, lo normal yera que debaxo l’almuhada apaeciere una moneda o unes llambiotaes, pero pa la época na que a los de la mio edá nos cayeron los caberos dientes de lleche, los royedores yá entamaren a dexar a los neños regalos. Y non un detalle como un llibru o un muñequín, non: regalos de los qu’en los anuncios alvertíen: “Este juguete está valorado en más de 5.000 pesetas”. De pequeñu imaxinábame a los mios amigos esconsoñando por mor d’una tortícolis anacrónica causada por la enorme caxa d’un remolque camperu de la Barbie debaxo l’almuhada.

El preciu de los nuesos dientes nun paecía rexise polos vaivenes del mercáu: 100 pesetes costó’l primer diente del mio hermanu y 100 costó’l caberu de la mio hermana. Cuando me decaté d’esto, per un momentu sintíme estafáu. Pero dempués allegréme de nun tener recibío regalos a cambéu de los mios dientes: d’esos regalos nun diba ser quien p’alcordame anguaño. Otra manera, de xemes en cuando topo en dalgún sitiu, en caxes vieyes o ente los llibros de mio pá, el botecín de plásticu d’un carrete de fotos vieyu. Ye un botecín que malapenes sirvió al so propósitu de protexer un carrete pero que lleva años guardando los dientes de lleche que tres nenos vendieron a so pá.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *