Golor a cascoxu

Dacuando, cuando llueve, siento golor a cascoxu. Dígolo de xemes en cuando, “cómo güel a cascoxu”, y la xente suel mirame raro. Ye como un golor a llentura y tierra moyao ensin llegar a llamuerga. Ye’l golor que sentía na piscina de Bueñu, cuando m’averaba al bordiellu y vía’l mofu verde estendese per esi canalín nel que procurábemos cuspiar pa non engochar l’agua onde xugábemos.

Cuando lo pienso fríamente, duldo que los cascoxos sepan que tienen un golor tan desagradable. Polo menos los que cazaba de neñu, metía nun bote y alimentaba con cachos de mazana y llechuga, nun paecíen esmolecese por eso. Más bien entreteníense amosando los sos tentáculos como diciendo: “Mira, equí dixéronte que tenemos los güeyos, mira, mira”, pero a mi siempre me costó creyeme una cosa asina.

Como lo de que lleven la casa a cuestes. Nun yera quien pa entender eso, ¿cómo que la casa? Si ye’l cascu. Dalguna casa normal tendrán, unes madrigueres o un furacu na tierra. Siempre me paeció que me queríen tomar el pelo cuando me dicíen que’l cascoxu lleva la casa a cuestes.

En cualesquier casu, muncho más carauterístico que los sos güeyos, el cascu que tienen o lo horrible que ye pisalos, paezme que vayan per tol mundu p’atormentame espardiendo’l so insoportable golor a cascoxu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *