Maxa de cuantayá

Esto cunté-ylo va poco a una compañera del trabayu y la so rempuesta foi: “Yo nun creyo neses coses. Como lo del to vasu”. Nun ye yá cuestión de creyer, sinón nun escaecer les coses.

Mio güela cuntóme que so ma-y enseñó una manera de curar el dolor de barriga. Hai que garrar el güevu que ponga la pita (porque tol mundu tien una pita en casa) el 15 d’agostu y dexalu secar. Pa esto, según me desplicó, nun fai falta lu abrir nin nada. Cenciellamente déxaselu ehí y pasáu un tiempu la clara seca. Queda entós namás qu’una bolina mariella, la yema, tamién seca.
El remediu pal dolor de barriga consiste en facer un té y rayar un poco d’esta yema dientro. Tómase’l té y el dolor desapaez.

Una de les coses prodixoses d’esti güevu, amás de lo evidente de la sanación, ye que nun s’echa a perder, como se podía esperar d’un güevu. Ye lo mesmo, desplica mio güela, que col agua de la nueche del Domingu de Resurreición. Ella y les sos hermanes poníen “palanganas” y potes d’agua fuera, al paecer pa que Xesús lo bendixere. Esta agua nun se podrecía enxamás: usábenlo pa se llavar, pa beber, metíenlo en botelles pa tener pal restu l’añu… y siempre siguía fresco y bono como’l primer día.

Por qué’l güevu tenía ser del 15 d’agostu y l’agua del domingu de Pascua, nun lo sé. Pero nun puedo evitar entrugame cómo se facíen eses coses enantes de la implementación del calendariu gregorianu y cómo vamos faceles cuando camudemos el gregorianu por ún interplanetariu pa en teniendo fechu’l primer contautu colos estraterrestres.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *