Desaniciu y recuperación d’amistaes

Cuando yera neñu, les amistaes facíense y desfacíense con una facilidá ablucante. Había que dir con procuru, porque a la mínima cortaben con ún. Esta aición, por suerte, nun yera irreversible, pero non por mor d’ello menos traumática. Facíase averando los dos deos índices a una superficie que fuera a los separtar. Cada deu simbolizaba una de les persones implicaes na amistá que se desaniciaba. Lo habitual cuando ún taba de pie yera facelo cola rodiya: llevantábase un poco la pierna flexonada y baxábense los brazos de mou que los deos xuníos pela punta se separtaren d’una forma más o menos violenta, según la gravedá de la ofiensa que causara la fin de l’amistá. Si ún taba en clas, lo que de denguna manera torgaba’l desendolcu de les rellaciones sociales, esti golpe facíase col borde de la mesa, conque un deu quedaba sobre la mesa y l’otru cayía pel precipiciu del refugu.

Pa recuperar l’amistá bastaba con invertir el procesu, ye dicir, volver a axuntar los deos pela punta, pa que les persones representaes volvieran a se considerar xuntes. Nesti casu, el borde la mesa prestábase especialmente pa simbolizar la manera na que se restauraba l’amistá. Por exemplu, si’l refugáu facía munchos esfuerzos pa volver a ser aceutáu, l’ascensu del deu d’abaxo yera particularmente penosu hasta algamar el borde de la mesa y poro l’otru deu y la aceutación. Los más crueles torturaben a les víctimes del corte d’amistá faciendo xubir el deu y llueu baxar otra vez, y darréu xubir y otra vuelta baxar, como si tuviera xubiendo per una cascada y se topare a cada pasu con resistencia.
Importante yera sobre manera el contautu visual: ún cortaba o descortaba cola persona que tuviera mirando nesi momentu y, claramente, si l’otru nun miraba nun diba se dar por enteráu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *