Futuru nuclear

La Humanidá esiste dende fai 50.000 años. Les pirámides d’Exiptu tienen 5000. Los residuos nucleares tienen una vida de 100.000. Si hasta unes décades atrás nun se sabía práuticamente nada de les pirámides, y de fechu siguíen circulando al rodiu d’elles lleendes de maldiciones pa quien les abra, ¿que cabe esperar de los cementerios nucleares? Ye non posible, sinón probable, que dientro de 100.000 años, 20.000 o 3000 años haya na Tierra una civilización que tenga mui poco que ver cola de nueso (si ye que se pue falar d’una civilización contemporánea, en singular).

Nel mio maxín van los paisaninos, los humanos 2.0, quiciabes cruciaos con races estraterrestres o intraterrestres, o seique sobrevivientes d’una gran guerra mundial que finó con tolo que se conoz, y topen de sutrucu una entrada a lo que paez un edificiu construyíu p’aguantar munchos milenios. Quieren entrar, pero ye difícil. Per toles partes hai dibuxos y testos que nun entienden, círculos mariellos con tres aspes prietes qu’arrodien un circulín prietu nel centru del mariellu. Figures de muerte y calaveres, alvertencies d’otra dómina.

Los paisaninos del futuro rinse de les supersticiones de los sos antepasaos, como nosotros nos rimos de les de los exipcios: qué pelligru pue allugar un edificiu. El paralelismu paezme pernidiu. Al cabo consiguen abrir la puerta y siguen adientrándose más y más, abriendo más puertes y descubriendo coses sobre cómo yéremos los humanos del sieglu XX, hasta qu’algamen la cámara de los residuos. Ábrenla y lliberen la radiación de decenios, sieglos d’una producción d’enerxía egoísta ya irresponsable. Como yéremos los humanos del sieglu XX.

A ver quién se ri entós de les maldiciones de les pirámides d’Exiptu y de les alvertencies del cementeriu nuclear.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *