Sexaxesimal

A lo llargo de la mio infancia hubo una riestra de xuguetes que fueron poniéndose y pasando de moda. Ún d’ellos foi’l tamagochi, una suerte d’animalín dixital metíu nun miniordenador de tres botones con forma güevu. Los neños llevábenlu colgáu del pantalón o en bolsu pa da-y de xintar, ponelu a dormir o limpia-y la caca nos momentos nos que lo necesitare. Tamién podíase xugar con él, paez que pa incentivalu nel so crecimientu. Porque’l bichu crecía: al entamu yera un güevu, darréu eclosionaba y llueu entamaba a medrar, pasando por fases como ñácaru, neñu, adolescente, adultu y vieyu. Según como lu cuidabes adautaba un aspeutu o otru: si nun xugabes con él y-y dabes poca comida, tornábase más feu qu’un esperteyu, con una cola de cuélebre. Pero si yeres bonu con él, a lo cabero yera un bichu tranquilu que malapenes defecaba na pantalla l’ordenador.

Yo nunca tuvi un tamagochi de neñu. Quería ún con toles mios fuercies, pero mios pas camentaron que yera una babayada, que costaba demasiao pa lo que yera y que nun me facía falta. Siempre pensé en pidir a los mios compañeros ún cuando se cansaren d’él, porque al fin y al cabo nun vivíen más d’unes selmanes, y entós había que volver a entamar, pero nunca nun m’atreví. Namái que cuidé’l tamagochi de Nacho d’un día pal otru.

Nel añu 2006 yo taba na universidá y vivía cabo una tienda de chinos (variante contemporánea de los venti duros de tola vida). Los chinos tienen de too, eso sábelo tol mundu. Un día, buscando otra cosa, topé un “Animal imaginado”, qu’asina se llamaba. Yera como los tamagochis de la mio infancia, pero diez años más tarde y venticinco euros más baratu. Merquélu ensin asomu de dulda. El paquete foi de lo que más me prestó. Dicía:

¡MIRA. ESTOY CRECIENDO
¡DEBO SALIR, EL MUNDO BUENO ES HERMOSO
¡ESTAMOS AMORADO
¡MIRA. TENEMOS LOS HIJOS.

Sacantes la idea del bichu, poco tenía que ver con un tamagochi. El primer día foi más o menos normal, pero llueu entamó a dir a cama a media tarde y a esconsoñar al amanecerín. Estos ritmos vitales siguieron adelantrándose asina hasta que pasó tou un día dormiendo y cuando esperté yo pela mañana, tenía nel tamagochi un cadáver esfamiáu y rodiáu de caca eleutrónico.

Echando cuentes llegué a la conclusión de que los programadores chinos nun cayeren na cuenta de que’l día nun ta programáu nun sistema decimal sinón sexaxesimal: el mio tamagochi tenía diez hores de día y diez de nueche, lo que foi truncando pasín ente pasu la nuesa rellación paternofilial hasta separtarnos pa siempre na incomprensión que reina ente los que viven de día y los que viven de nueche.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *