Mentires ensin cargu de conciencia

Nún de los branos que separtaben un cursu de la universidá del que venía depués, tuvi trabayando n’Asturies, peles cais d’Uviéu y Xixón, tentando de convencer a la xente de qu’apadrinare neños pa una ONG en concreto. Polo xeneral ésti ye un trabayu remuneráu, y non voluntariu, como creen dalgunos. Eso paezme bien asina, porque munches coses que se faen de forma voluntaria a acaben por caye-yos embaxo a los implicaos. El problema ye que davezu les ONG contraten a una empresa pa que lo faiga, y son estes empreses les que dacuando traten mal a los sos trabayadores.

Nel mio casu hubo varios problemes que se fueron amestando. Teníen una estructura mui piramidal, onde tol mundu tenía un xefe que se facía’l cercanu, pero qu’en realidá esfrutaba de la posición de superioridá. La moza que taba de xefa enantes de que llegara yo yera una auténtica incompetente que s’apropiaba de los méritos de los otros. Cuando marchó (o la marcharon) ascendieron a David, que foi’l que me contrató a min, pero en verdá nun tenía madera de xefe. Tocó-y a él, seguramente, porque yera’l que más padrinos facía, pero más qu’un líder yera un compañeru que nun tenía reparos en falar con nosotros abiertamente de too, tamién de la empresa pa la que trabayábemos. Cuntónos dalgunos chanchullos que facíen, como el pagar los padrinos (pagaben un sueldu básicu mínimu y amás una prima polos padrinos que se ficieren) como dietes, simulando que mos unviaren aquí o allá, que pagáremos nosotros los viaxes y l’agospiu, y ellos nos devolvíen les perres. Más tarde entendí que nun yera chanchullu sinón chapucería, porque como los pagaben al otru mes (p’asegurase de que’l padrinu nun rechazaba la domiciliación nel bancu), había casos nos que los trabayadores ya nun taben en nómina y nun-yos lo podíen pagar col sueldu. Imaxino qu’amás aforraríen dalgún impuestu al contar una parte del dineru como gastos y non como salariu.

Na época na que trabayé yo ehí medró muncho’l descontentu de los emplegaos cola empresa, sobre manera col fechu de que paecía que nos mentíen o cuntaben verdaes a medies. Falamos muncho con David sobre esto y munchos entamaron a dicir que queríen dexalo. Yo dixi que la situación tampoco nun me prestaba, pero necesitaba les perres pa la universidá. Ente toos, entós, tomaron el determín de renunciar pero, enantes d’eso, borrar el so nome de les fiches de los padrinos pa poner el mio y qu’asina yo cobrara pa esi mes la comisión máxima.

Asina foi como toos dexaron el trabayu, incluyíu David, y Sergio, el superior de David, me nomó xefe de naide, porque colaren toos, pero xefe en cualesquier casu. Yera absurdo, pero yo yá algamara la cantidá máxima de padrinos pa un mes y diba cobrar la comisión correspondiente. Sergio entamó a buscar xente pa refacer el equipu y unvióme dos moces un día pa que les probara y decidiera si les garrábemos o non. Tanto Sergio como estes dos teníen que pensar qu’en realidá taba too bien y que yo tenía pensao quedame trabayando ehí un tiempu y nun diba tornar a Salamanca a siguir cola mio carrera. Asina-yos lo dixi en tou momentu y coló.

De les dos moces sólo vieno una, porque a la güela de la otra pasára-y dalgo y la nieta tenía s’ocupar d’ella. La que quedó, Carmen, yera enfermera y mui simpática. Un día noté qu’había dalgo que nun me taba diciendo. Tantiéla un poco y resultó qu’ella tamién mintiera pa consiguir el trabayu: en realidá namás que quería trabayar un mes pa sacase unes perres y llueu siguir estudiando. Entós cunté-ylo too: por qué lo dexaren los anteriores, l’arreglu de los padrinos, les mentires a Sergio y los planes que tenía pa eses selmanes. Tranquilizóme bastante porque nun me prestaba un migayu la idea de que quedara ensin trabayu porque yo colara, pero a ella venía-y tamién bien.

Unes selmanes depués falé con Sergio, díxi-y que mio pá, que vivía n’Andalucía, tuvo un problema y tenía que dir yo ellí a ocupame de la mio hermana pequeña. Sergio disolvió’l grupu d’Asturies, yo volví a Salamanca y un mes depués tuvi tar llamando per teléfonu a la oficina de Madrid pa que me ingresaren les mios primes por padrinos, que si ún nun tocaba les narices, nun lo facíen.

D’esa esperiencia quedé con un recuerdu escelente de la ONG pa la que trabayé de forma indireuta, polos proyeutos tan bien organizaos que tienen y la so profesionalidá. De fechu, anguaño soi padrín con ellos. Una impresión muncho peor tengo, por otra parte, de la xente que dende entós quier vendeme tarxetes de créditu nes contaes vegaes que visito los centros comerciales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *