Foriatu na fala

Dende va dalgunos años tengo la sensación de que tea onde tea soi estranxeru. En realidá, nun ye una cuestión fondera d’identidá nin de falta d’integración sinón cuasique, diría yo, namái de la fala. Cuando toi n’España y falo castellán, ye fácil sintime dalgún voseo y raro que nun sesee. Según, con quién fale, amás, les mios yes son yes o xes. Pero cuando falo con arxentinos, lláma-yos l’atención la entonación de les mio frases, más asturiana que castiza, anque dende que colé pa Salamanca cada vegada más mecía con otros acentos.

Faime gracia, amás, lleer llibros n’asturianu porque voi descubriendo qu’un bon montón de pallabres o espresiones que siempre usé, sobre too colos mios hermanos, colos que falo esclusivamente castellán, son en realidá asturianes. Y yo que pensaba que yera parte del nuestru bayurosu idioleutu colectivu. No que cinca’l léxicu constaté unos años atrás que nomo les coses, sacantes unes poques esceiciones, na fala del sitiu nel que taba cuando incorporé’l conceutu a la mio fala. Ye’l casu de la heladera, la vereda y el colectivo, per un llau, y el móvil, el deuvedé y el condón, per otru.

Eso, quiera ún que non, estrémalu del restu la xente. Quiciabes por eso tornóse la mio vida nuna eterna gueta d’una llingua que facer mía, na que pueda falar ensin que se me note que nun ye la llingua cola que medré. Asina llegué a deprender esperantu, pero son mui pocos los que lu tienen como llingua materna y, polo menos por agora, nun se lu pue emplegar na vida cotidiana, más que nel ámbitu priváu.

Probé tamién con una llingua de signos, l’alemana, que nun hai manera de tener acentu estranxeru porque nun se fala cola voz sinón coles manes. Y anque yá la falo abondo bien, y dellos sordos yá tienen pensao que soi sordu (confundíos por mor de los auriculares que llevo siempres pa escuchar música auquiera que tea), sigue notándose que me falten pallabres, dacuando me falla la gramática y me desespero cuando nun soi a pescanciar dalgo.

Col asturianu suel dir un poco meyor hasta que llega’l momentu nel que la xente m’entruga d’ónde soi: cuando-yos digo que soi arxentín, tol mundu respuende “Meca, pues nun se te nota nada, ¿eh?”. Claro que nun se me nota: lo que nun tien xacíu dalu ye falar asturianu seseando y nomando a la xente “vos”. Y cuéstame, pero si falo n’asturianu, nun falo en castellán, y puntu.
Asina ye que, pol momentu, sigo falando en toles llingües que falo como foriatu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *