Una esperiencia

Cuando pienso na riestra de coses qu’entá nun esperimenté siempre me vien a la cabeza el frayase un güesu y la consecuente escayola. Hasta va dellos años tamién pensaba nel ser víctima d’un atracu, hasta qu’una vez me pasó. Yo diba de la Escuela d’Idiomes al centru d’Uviéu a mercar dalgo nuna óptica. Baxaba pela cai Flórez Estrada, creo recordar, y en pasando un encruz vi que venía pela izquierda un paisanu grandón con otru más pequeñu. El grandón averóseme y m’entrugó si tenía perres pa da-y, y dixi-y que lo sentía, pero nun llevaba nada. Entós sentí una presión nel cadril izquierdu y vi que’l paisanu tenía un cuchiellu na mano. Díxome entós: “Que si tienes perres”. Saqué la cartera, ensin dexar ver el billete de diez euros que llevaba y saqué tol sueltu qu’había. Díxi-y: “Mira, ye tolo que tengo, gárralo y marcha”. Díxome que-y diera más y yo retruqué-y que nun tenía, que si lo tuviera, dába-ylo. Cuando me xubió’l cuchiellu hasta’l pescuezu, l’amigu entamó a dici-y que lo dexara, pero nun-y fizo casu. A too esto, la xente pasaba pel nuesu llau ensin dicir res. Dalgunos miraben un poco pero siguíen caminando como si nun pasara nada.

Quedé mirando pa él, y él entamó a calcar daqué más col cuchiellu, cuando un señor quedó mirando más que los demás. El del cuchiellu decatóse d’eso y baxólu otra vegada a l’altor del cadril, pero l’otru tornó y entamó a entrugar: “A ver, ¿qué ta pasando equí?”. El del cuchiellu garró d’un manotazu tolo que-y amosaba yo cola mano estendida y coló pela cai de la derecha. L’home cruzó la cai detrás d’él y siguiólu un poco pa velu bien y glayóme dende l’otru llau: “¡Nun te quedes ehí paráu, llama a la policía!”. Hasta esi momentu yo nun fuera consciente del too de lo que taba pasando y, la verdá, nun tuvi mieu. Pero cuando coló afloxáronseme les piernes y tuvi de sofitame nuna barandiella pa nun cayer embaxo. Llamé a la policía y vinieron darréu. Xubiéronme a una furgoneta pa que los acompañara a dar unes vueltes pela zona, pa ver si lu topábemos. Entrugáronme cómo yera y lo único que se m’ocurrió foi dicir que yera grande y llevaba una camiseta de Michael Jackson. Como nun lu vimos, empobinamos pa la óptica onde taba diendo yo y dexáronme ehí.

Unes hores depués, llamáronme de la policía pa pidime que fuera a ver si con unes semeyes podía identificalu. Fui p’allí y tuvi hasta bien ceo mirando semeyes de munchísima xente. Dalgunos paecíense al paisanu del cuchiellu, pero nengún nun lo yera. Dixéronme entós que podía poner una denuncia, que nun taba obligáu, pero qu’ensin denuncia ellos nun podíen facer nada. Torné a casa, pertarde, y cunté lo que pasara. Al otru día fui con mio ma a la policía pa poner la denuncia porque yera menor d’edá y paez qu’ún nun tien criteriu abondo pa dicir lo que pasó hasta que cumple los dieciocho.

A los pocos díes llamáronme pa dicir que lu toparen, y que tenía dir a una vista pa dicir si yera él y declarar. Fui tamién con mio ma, que s’esmoleció muncho porque díbemos tar nun cuartu normal con esi paisanu, que neses situaciones de tan poca importancia nun los separtaben nin nada. Yo vilu pasar pel pasiellu y supi que yera él, ente otres coses porque llevaba la mesma camiseta. Díxi-ylo a mio ma y a lo cabero metiéronnos nun bañu cuando-y tocó declarar al paisanu, pa que nun nos viera. Mio ma tenía mieu de que me reconociera y llueu pudiera faceme dalgo si me vía pela cai, que de fechu yera bastante posible, porque siempre andaba pela zona pela que yo diba a la Escuela d’Idiomes.

Cuando me tocó declarar a mi, entré na oficina d’una paisana que me devolvió los dos euros que se llevara’l del cuchiellu (en realidá fueron tres y pico, pero na mio declaración yo dixera dos). Paecióme dafechu innecesario, pero garrélos. Depués mandáronme a falar con una especie de xuez, que me dixo que como yera la primer falta d’esi home, diba siguir tando pela cai, pero que-y dixera bien nidio que si me facía cualquier cosina, diba tener munchos problemes. Paez que me convenció con eso y colamos pa casa.

Agora sí: depués d’eso y de dalgunes otres esperiencies paecíes, decidí va unos años que si dalguna vegada dalguién tenta de robame otra vez, voi da-y la somanta la so vida. Nun sé si seré quién a lo facer daveres, pero gana nun va faltame.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *