Confusión

A tol mundu pasa-y eso d’escaecer coses de sópitu, como cuando ún va a la cocina y cuando ta ehí se queda paráu pensando qué diba guetar. Creo que’l vienres me pasó dalgo asemeyao, y digo creo porque si nun foi eso, igual ye que toi alloriando.

Resulta que va unes selmanes, el mio amigu Gonzalo y yo conocimos nel tranvía al trabayu una moza polaca. Sintiéramos falar en castellán y averóse pa dicinos, en castellán, que’l tranvía que taba pa salir tamién nos valía pa dir a Durlacher Tor. Yo agradecí-y l’aida, y contesté que nun díbemos a Durlacher Tor (como la mayoría de la xente que va a trabayar) sinón que nos baxábemos nel cementeriu. Dixo “ah, val, val” y entainó pal tranvía, pero yá zarrare les puertes y nun foi a xubir. La probe perdiólu por aidanos a nós. Quedámonos charrando con ella y dende entós, tolos díes vamos falando en castellán, asina de pasu prautica.

Pues el vienres taba yo solu, ensin Gonzalo, cuntándo-y dalguna anéudota y de sutrucu dióme la sensación de que nun m’entendía. Non de que nun pescanciara dalguna pallabra, sinón qu’en xeneral nun sabía castellán y yo me confundiera de llingua na qu’empobiname a ella. Quedéme paráu y miré pa ella, disculpéme n’alemán y llueu pensé: “Un momentu, pero si nin siquiera taba falándo-y en castellán, ¿non? ¿En qué tábemos falando?”. Entós la mio confusión medró ensin avisu y yo vime ehí entrugándome quién yera esa moza cola que taba falando.

En cuestión de dos segundos volví a la realidá, supi con quién taba falando de qué en qué llingua y pudi siguir colo mío. Sicasí, quedéme tol día pensando qué diaños me pasara y por qué.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *