Montecarlo

Yo fui d’Erasmus a Mons, na fastera francófona de Bélxica. Tuvi ellí namái que cinco meses, pero cada vez que m’alcuerdo d’ello paezme que foi muncho más por toles coses que pasaron.

Nel vuelu d’ida, la mio compañera Irene y yo coincidimos con dos belgues que tuvieren na nuesa universidá d’erasmus el cuatrimestre anterior. Ello volvíen y nosotros díbemos. Eso tuvo bien pa dir yá conociendo xente. Llamábense (y siguen llamándose) Thomas y Isabel. Irene y yo topamos agospiu relativamente rápido nuna casa grande que taba nuna esquina cerca de la estación de trenes. Taba bastante mal cuidada y notábase que’l caseru la iguara lo xusto y necesario como pa que fuere habitable, pero nada más. El paisanu facía munchu negociu con eso.

Un día depués de clas, entrugué-y a Thomas si nun quería ver la casa, porque tovía había cuartos llibres y él taba a la gueta de pisu. Paeció-y bona idea, hasta que-y amosé la casa. Díbemos baxando per una caleya que daba a la plaza que taba xusto al llau de la casa, de mou que yá se la podía ver. Espurrí’l brazu y apunté col deu en direición a la casa: “Esa ye”. Thomas miróme mui raro. Pensó que taba de chancia y rióse un poco hasta que me dixo qu’esa casa yera un puticlub. Yo dixi-y que non, qu’ehí vivía yo y creo que nun me creyó hasta que me vio abrir la puerta. Entró colos güeyos clisaos hasta qu’a lo cabero se convenció de que quiciabes s’equivocara.

Al otru día vieno a falar col caseru. Quedaron na casa pa tratar temes de caseros y inquilinos y Thomas entrugó-y qué fuera esa casa nel pasáu, si siempre tuviera destinada a estudiantes. El caseru díxo-y que non, qu’hasta l’añu anterior, cuando él la mercó, yera una maison close. Thomas entendió que dicía que taba zarrada, ensin usar, y tomó al caseru por mentirosu hasta l’otru día, cuando buscó maison close nel diccionariu: paez que ye una forma mui fina de dicir puticlub.

Eso desplicaba en cualesquier casu por qué había tantos cuartos n’esa casa. Nel sótanu topamos un cartelu escritu a mano, pero con unes lletres mui cuadraes, como feches con regla: yeren los horarios d’apertura d’un llocal nomáu Montecarlo. D’esi llocal nel que vivíemos.

Un día taba yo echando un pigazu nel sofá d’abaxo cuando m’esconsoñó’l timbre. Llevantéme y abrí la puerta. Delantre de mi había un señor con cara de confundíu. Entrugué-y en qué podía ayudalu y, depués d’un intre de silenciu y güeyaes perdíes, entrugó: “¿Ú les moces?”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *