Cómo espantayar al Cristu

Augusto ye’l primer ser humanu que tengo alcordanza de la so nacencia. Creo que foi en xineru de 1992. Ñació n’Asturies y yera fíu d’unos arxentinos que taben ehí gracies a dalguna beca pa un programa de doctoráu. Cuando Augusto tovía yera un ñácaru, tola familia volvió a Arxentina.

Unos años más tarde, vinieron de visita otra vez. Augusto yá medrara muncho, teníase en pie, falaba, tenía una cara reconocible envede la cara de bebé que nos carauteriza a toos nos primeros años. Vivíen en Córdoba, la mesma provincia de la que vien la mio familia, y na que se fala col acentu más guapu que tengo sentío en castellán. Ye como si cantaren, un pocoñín como los gallegos, pero estirando una sílaba, creo que l’anterior a la tónica: “soy cordooobé”.

Cuando Augusto volvió, nun s’alcordaba d’Asturies y falaba con acentu cordobés. Llamó-y l’atención la estatua del Cristu qu’hai no cimero’l Picu’l Paisanu. Nomábalu “el hombre de la montaña”. Nosotros, que queríemos oyi-y l’acentu, dicíemos que diba venir buscalu y pa espantayalu tenía que dicir cómo se llamaba. Entós dicía “Aguuutito” y nosotros celebrábemos que’l paisanu diera la vuelta y marchara.

A Augusto paeció-y un xuegu tan prestosu que llegó un momentu nel qu’él lo facía too. Taba ehí y de sutrucu glayaba: “¡Oh, no, ahí viene el hombre de la montaña, Aguuutito, mirá ya se fue!”. Demientres, el probe Cristu taba ehí quietu mirando tola ciudá, qu’acabó por desaniciar la mio fantasía infantil de que’l Cristu se ve dende cualesquier requexu d’Uviéu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *