Por qué Silvia tenía mieu

La selmana depués de la nuesa escursión al monte, quedé con Silvia nel centru la ciudá. Dimos un paséu y llueu tornamos xuntos a casa, porque vivíemos abondo cerca. Tuvimos tiempu en cualesquier casu pa que me cuntara lo que-y pasara.

Ella yera monitora d’un grupu católicu de neños esploradores; nun sé si yeren scouts o dalgo asemeyao. Nuna escursión qu’organizaron al monte quedaron a pasar la nueche nuna de les munches escueles rurales abandonaes ‘hai n’Arxentina, cerca d’au ficiéremos la nuesa escursión.

Como yera vezu nel so grupu, en llegando fueron a bendicir el sitiu. Pa facelo, envede chiscar la paré col agua bendito, pósenlo adulces con una cuyarina. Sicasí, cuando posaron l’agua na paré, empecipió a afluyir peles piedres y un momentu depués volvió a la cuchara, como pegando un saltu. Ficieron lo mesmo dos o tres veces: posar el agua, retirar la cuyara y darréu ver l’agua afluyir y tornar a la cuchara. Clisaos y daqué asustaos, llanzaron agua con fuercia escontra la paré pa chiscala dafechu, y nesi intre una solombra prieta descendió peles piedres y alloñóse rápido de la paré, arrastrándose pel suelu.

Depués d’eso pasaron otres coses, más o menos importantes, más o menos creyibles o más o menos susceptibles de tar namái que nel maxín de los que lo vieren. Por casu, Silvia cuntóme qu’encendieran una vela cabo la imaxe d’una virxe nún de los pasiellos y que nun facía más qu’apagase en cuantes que la dexaben sola. Pela nueche, cuando los rapazos taben sentaos al rodiu’l fueu colos monitores, cantando cantares cola guitarra, Silvia anunció que diba dormir porque taba frayada. Dormíen nun aula que tenía unes puertes altes, de piedra, que nun s’abríen nin se zarraben dende facía años y que yeren tan pesaes que yá nun podíen nin se mover. Por embargu, cuando Silvia taba yá echada, la puerta zarróse d’un golpe talu qu’hasta se frañó en dos.

Darréu, Silvia entainó p’afuera, onde taben los demás, y vio cómo ún de los mozos facía amagu de se llevantar y cayía d’espaldes metanes el corru y cabo’l fueu. Silvia averóse y el mozu entamó a falar n’araméu. Silvia foi quien a entruga-y quién yera porque conocía la llingua de los sos estudios de teoloxía. Rábiame agora nun m’alcordar de lo que-y contestó.

D’esto yo saco delles conclusiones: hai que poner cuidáu a lo que-y cunten a ún, ta bien falar llingües de toa mena y convién apuntar les coses enantes de que s’escaezan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *