Albentestate

Poco enantes de volver a España, una mayestra mía nomada Silvia y un amigu de so lleváronme d’escursión al monte. Yo cuntára-yos qu’enxamás nun fuera d’acampada y di-yos pena.

Fuimos n’autobús hasta un pueblu que taba mui altu, onde nun paecía que llegara l’últimu sieglu. Dende ehí entamemos a caminar y recuerdo que me llamó l’atención un cartelu de 7Up. Pémeque foi la primer vez que pensé na globalización y m’entraron sentimientos encontraos.

Tábemos caminando metanes los Andes cuando entamó a baxar una ñebla espesa a esgaya. Entamé a sintir medrana pero nun dixi nada. En cualesquier casu, los otros dos decidieron que meyor buscábemos un sitiu pa dormir. Siguimos caminando y, flotando metanes la ñebla, vi una cruz. Díxi-yoslo y fuimos nesa direición porque debía tratase d’una escuela, y de xuru qu’ehi al llau díbemos poder acampar. La escuela nun la vimos esa nueche, pero muntemos la tienda debaxo d’unos árboles que taben separtaos embaxo pero xuníos enriba, paciendo como una ponte pequeña. Comimos dalgo y fuimos a dormir. Al día siguiente, cuando salimos de la tienda, vimos de sutrucu tol cordal delantre de nós.

Tuvimos tres díes y dos nueches y nesi tiempu tuvi la ocasión d’esperimentar lo que-y pasa a la xente a esos altores: l’apunamientu. Pero quiciabes lo que más recuerde seya la segunda nueche. Enantes d’echanos a dormir tuvimos falando na tienda y sintimos pasos fuera y como si dalguién tuviere golpiando les teles de la tienda. Podía ser un animal golfatiando o dalgún paisanu del llugar dando a la tienda con un cayáu, pero quiximos más nun salir y dorminos. Unes hores más tarde espertéme solu na tienda y había munchu ruíu fuera. Pronto vinieron a buscame. Espertárense ellos tamién col vientu y decidieran que nun podíemos siguir dormiendo ehí, que podíen cayenos los árboles encima y que lo más seguro diba ser dormir albentestate, lloñe de coses que cayen. Cuando m’esperté taben llevando sacos de dormir y mantes a un prau qu’había al llau. Fui allí y quedé con Silvia esperando pol otru, que taba desmontando la tienda pa que nun se dañara si cayíen los árboles. Teníame la mano garrada perfuerte, notábase que tenía munchísimu mieu. Les nubes que baxaben pela lladera’l monte movíense mui rápido por mor del vientu y paecíen un exércitu de pantasmes montaos a caballu que veníen hacia nós. Cuando volvió l’amigu de Silvia echámonos embaxo y achucámonos tolo meyor que pudimos. Dormíme sintiendo a Silvia rezar.

Al otru día vimos qu’efeutivamente cayeren rames enriba la tienda y, anque nun diben matanos, sí diben mancanos abondo. El amigu de Silvia tuvo buscando güelgues alredor la tienda polo de la nueche anterior, pero nun topó nada. Silvia taba visiblemente nerviosa, pero más tranquila que cuando me tuvo garráu de la mano. El so amigu cuntóme que s’asustare a esgaya por unes coses que-y pasaren nun llugar como nel que tábemos, pero que meyor esperara a la otra selmana pa-y lo entrugar, cuando yá tuviéremos otra vez en Salta. Según me dixo, neses fasteres llibrárense munches batalles ente americanos y españoles y que de xuru había esqueletos enterraos per toes partes. Y qu’eso-y daba a Silvia munchu mieu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *