Viaxando solu

Una vegada, cuando taba en Salta y de vacaciones, entróme gana de dir a Río Cuarto a ver a la mio familia. Nunca nun viaxara solu a otra ciudá y nun sabía si me diben dexar, pero entrugué a mio ma y nun hubo problema. Les dos ciudaes tan separtaes por 1100 quilómetros y en bus tárdense unes doce hores. Pero eso nun m’importaba: yo taba mui emocionáu con eso de dir solu a otru llugar.

Xubí al autobús y creo que tenía que facer tresbordu en Tucumán. Cuando xubí al segundu bus, vi que nel mio asientu, cabo’l ventanu, había una rapaza. Díxi-y que creyía que yera’l mio sitiu y contestó que sí, que garrara’l ventanu demientres nun venía naide, pero que se cambiaba. Díxi-y entós que nun facía falta, que nun me daba más dir cabo’l pasiellu. Entamemos entós a falar y nun paremos hasta Córdoba. Sé que toquemos munchos temes (yeren munches hores) pero alcuérdome namái d’una cosa: yo yá daquella entamara la mio batalla escontra munches idees anticuaes y davezu sexistes, como la idea de que los homes tienen ser “caballeros”. Ella nun opinaba como yo y dixo que yo diera un bon exemplu de caballerosidá cuando-y cedí l’asientu’l ventanu. Retruqué que nun yera cuestión de caballerosidá sinón d’amabilidá y que diba facer lo mesmo tamién por un home. Paeció convencida.

Nel viaxe de vuelta, ente Río Cuarto y Córdoba, tuvi al llau un paisanu que llevaba un miniconxelador embaxo. Cuntóme que llevaba cachos de llagartos pa los estudiar. Yo imaxinéme llagartos enteros cortaos en cachos separtaos por unos pocos centímetros unos d’otros nadando nun mar de xelu molío. En Córdoba baxóse del autobús el paisanu los llagartos y xubió un señor grandón qu’ocupaba una parte del mio sitiu y nun faló conmigo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *