Post mortem

Dende va unos años dame daqué de medrana viaxar n’avión, anque lo fago de toles maneres. Siempres que d’alguién m’entruga por qué, respuendo que me pasa dende l’accidente de Spanair de 2008, qu’asocedió alredor d’un mes enantes de la fecha pa la que mercara el mio billete pa Países Baxos. Polo xeneral nun soi una persona medrosa, pero eso impresionóme abondo.

Tanto foi asina, qu’emprimé a pensar en que si pasó esa vez, podía pasar otra y que más valía tener les coses más o menos organizaes. Decatéme de que naide sabía exautamente en qué bancu tenía los mios aforros, qu’anque foren poca cosa, diben tener que los reclamar si yo morría. Llevaba yá unos meses trabayando como autónomu y un cliente debíame un par de pagos importantes, y d’eso tampoco nun taba al tanto naide na mio familia. Paecióme entós que taba bien apuntar toes eses coses, les contraseñes de les mios cuentes de corréu, del fotolog, perfiles en páxines estremaes y, sobre manera, quién me debía qué y a quién-y debía yo qué. Escribílo too nun ficheru de Word y, yá que taba, amesté tamién un orde de prioridaes a la hora d’avisar a la xente de la mio muerte, con númberos de teléfonu incluyíos y una indicación de que si había perres nes cuentes de los bancos, que se les quedaren los mios hermanos pa vivir hasta que-yos llegaren les beques del ministeriu.

Entrugué a la mio hermana si-y paecía bien a ella cargar cola custodia’l documentu y aceutó. Pregunté-y tamién si, a pesar de tar gacha pola mio muerte, diba poder rise si metía una chancia a lo cabero’l documentu y contestó: “Si ye graciosa, sí, claro”. Nun se m’ocurrió denguna chancia, pero sí púnxi-y una contraseña al ficheru y apuntéla nun papelu que metí nun sobre zarráu pa que sólo lu abriera si yo espurría la pata. Va poco, pidí-y que m’unviara’l ficheru (“Feditoprevenidovalepordosfeditos.doc”) y abriera’l sobre, porque hasta yo escaeciera la contraseña y quería ver lo que punxera ehí. La mio hermana rióse cuando vio lo que taba escrito nel papelu, una frase que diz mio bisgüela cada vegada que daqué nun sal tolo bien que podía y que resume la filosofía d’aceutación de la realidá que paez prauticar ella; esa frase, que yera la contraseña de les mios indicaciones dende’l más allá, yera: “Y, bueno, pasó así”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *