Contradicciones

Na escuela cabera na que tuvi n’Arxentina organizóse lo que se denomó “I Cantata Solidaria”. Yera un conciertu benéficu pa pañar comida pa xente probe. La entrada nun costaba dineru sinón un quilu de comida non perecedero. Recuerdo que yo llevé un paquete d’arroz.

Nel patiu instalóse un escenariu y se fueron sucediendo grupos y solistes más o menos profesionales pa presentar un par de cantares, cuasi toos ellos de música folclórica. A lo cabero reuniéronse dos baúles de comida, que llevamos nuna escursión a una escuela que taba nel monte. L’edificiu taba fechu una llaceria y asitiáu metanes un llamorgal que nun fui quien a imaxinar secu. Los escolinos, a los qu’al paecer-yos dieren anuncia de la nuesa visita, salieron corriendo a buscanos namás que vieron llegar el bus. Falemos con dalgunos dellos y abultáronme toos mui simpáticos. Cuntábennos que munchos viníen de bien lloñe pa estudiar ehí porque yera la única escuela de la zona.

Creo que foi la primer vegada que tomé daveres conciencia de los problemes a los que demasiaes vegaes nun pon solución la política, sobre too n’Arxentina: nel camín a la escuela a la que llevábemos la comida qu’arrexuntamos unos escolinos con un conciertu, pudimos ver l’estadiu nuevu que taba construyendo’l gobiernu rexonal pa los partíos de fútbol. Dende entós, cada vez que dalguién m’entruga por qué nun me gusta’l fútbol tiro más a los argumentos socio-económicos qu’a la aburrición que me produz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *