Del casio a la filosofía

Alcuérdome del tecladín de Casio que paecía tener tol mundu, en modelos llixeramente estremaos pero toos igual de xeniales. Yo tamién tenía ún. Una de les primeres coses que deprendí con él foi The Entertainer, que yo nomaba daquella El Golpe por mor de la película na que salía, anque enxamás nun la vi. La versión orixinal ta en sol mayor, pero mio pá sacaba eses coses d’oyíu pa me les deprender, y él tocábala en re mayor. Tengo la partitura, pero quiero más siguila tocando en sol.

El mio tecláu tenía, como toos, una demo, que yo ponía pa facer como si fuera yo quien tocaba too aquello. La demo yera Wake me up before you go go, de Wham!, pero yo nun la conocía. Quiciabes por eso nun tuvi reparu a la hora d’inventame un exerciciu creativu pa mi mesmu: entamé a pone-y lletra a la melodía y taba convencíu de que yera perbona. Por embargu, nunca tuvi el coraxe de dicí-ylo a naide porque me daba muncha vergoña.

Esti datu ye namái una de los millones d’unidaes d’información que sólo tengo yo en tol universu, cenciellamente porque naide lo sabía hasta agora. Y si anguaño hai 7000 millones de persones nel mundu, más toles que yá morrieron, y caúna tien (o tuvo) millones d’unidaes d’información esclusiva, mete bramente mieu la cantidá d’información qu’esiste pero que naide nun conocerá enxamás.

One thought on “Del casio a la filosofía

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *