Puntería musical

Cuando entamé les clases de pianu, na escuela de música de Salta, nun tardé en decatame de que lo académico nun yera pa min. Más ceo que tarde púnxime a guetar partitures de coses que me prestaren más. Asina entamé a tocar coses de Queen y otros grupos más interesantes que los exercicios de Hanon.

L’himnu nacional arxentín, al contrario que la mayoría de los himnos que conociera hasta entós, ye perguapu. Claro, tien los sos temes d’esaltación nacional y dellos toques de música militar pero, pa ser un himnu, ta mui bien. Total, qu’a min metióseme ente ceya y ceya que quería deprendelu, conque me fici con una partitura y l’adauté como pudi al mio nivel. Quité-y octaves y simplifiqué un poco’l ritmu (eso de facer contrapuntos nel primer añu de pianu nun ye mui ortodoxo) y púnxime a ello. Na escuela (non la de música, sinón la normal) había una biblioteca diminuta, qu’en realidá nun yera más qu’un cuartu con dellos llibros, pero que tenía un pianu. Como ehí nunca nun había naide, entamé a dir depués de les clases y dacuando tamién nes fines de selmana pa prauticar. El mio oxetivu yera tocar l’himnu nún de los actos que se facíen en conmemoración de cualesquier fatada qu’hubiere nesi día: que si’l día la bandera, que si’l día San Martín, que si’l día les Malvines… a lo cabero camenté que pal día la bandera ya diba tener l’himnu más o menos domináu. Esa mañana sacamos el pianu de la biblioteca y abasémoslu hasta’l patiu. El mio hermanu diba acompañame col saxo, pero nun diba facer más que la melodía, conque pa los solos instrumentales siguía tando yo solu énte tola reciella de neños de la escuela.

L’himnu nacional arxentín entama con dos octaves, una en cada mano, na tónica, da un saltu a la tercera mayor, llueu torna a la tónica y darréu a la dominante. Pa entendenos: son unos saltos que ye fácil errar. Alcuérdome de que, poco enantes d’entamar, fui a la direutora’l centru y entrugué-y qué facía si me fallaba la puntería y nun-y daba a les primeres notes, cruciales, del himnu. Diba ser una auténtica catástrofe. Nun sabía si siguir o volver al entamu. Ella díxome que non, que nun entamara otra vuelta, que diba notase más: que siguiera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *