Música

Na mio familia la música siempre foi perimportante. Mio pá toca la guitarra (fai un par de meses oyílu tocar por primer vez dende facía años) y de magar tuvimos la oportunidá, entamemos los mios hermanos y yo a estudiar música. La formación reglada llegó n’Arxentina: mio hermanu quería percusión, pero nun había places, conque se conformó cola so segunda opción, el saxofón; mio hermana entamó col violín y yo, taba claro de cuantisimayá, escoyí’l pianu. Al rodiu de mio ma siempre hubo bien de chancies porque de neña tocaba’l triángulu nel coru la escuela. Anque nunca la vi tocar un instrumentu, ella vive tamién pa la música. De fechu, mio hermanu contóme apocayá que la última vegada que mio ma los visitó, garró la guitarra y se punxo a tocar. Eso tengo que velo.

Mio tía güela nun suel cantar. Pa eso ye muncho más gayolera la so hermana, que basta entamar a cantar daqué pa qu’entame ella tamién. Los únicos recuerdos que tengo de mio tía güela cantando, sacantes los domingos en misa, son de cuando díbemos pa cama. Nun solíen cantanos, nin mos lleíen hestories. Yéremos más de lleer solinos, davezu Mortadelo y Filemón o Mafalda. Sinón, escuchábemos daqué col walkman. Pero dalguna vegada sí que recuerdo que s’echaba conmigo na cama y me cantaba pa que me durmiera. L’únicu problema yera que nun conocía munchos cantares. De fechu, paez que conocía namái ún: el himnu nacional arxentín. Asina ye como a lo cabero tengo dormíome sintiendo “Coronados de gloria vivamos o juremos con gloria morir”. Munchos años depués, cuando tuvi en condiciones de facelo, arregléme pa simplificar un migayu una partitura del himnu que topé na Escuela de Música y deprendílu. Entós, díxi-y un día a mio tía güela que cantara conmigo como cuando yera neñu. Como dixi, nun suel cantar, pero esa vez sí s’animó. Y prestó pola vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *