Independentismu

Nel primer pisu nel que vivimos en tornando a Arxentina, yo compartía cuartu cola mio hermana. Teníemos poca cosa ehí, namái que les cames, una mesina y dalgunes coses nes parés. La única vez que tuvi un póster d’un músicu en cuartu foi ehí: de Michael Jackson, col fondu coloráu y puestu torcíu na paré.

Dalguna tarde d’aburrimientu tuvimos mio hermana y yo escurriendo y llegamos a la conclusión de que díbemos declarar la independencia del nuesu cuartu, non del restu de la casa, sinón como país independiente. Nomémoslu Metros Juntitos, porque nun mos daba pa estaos, como a Estaos Xuníos, y en llugar d’eso teníemos malapenes dellos metros cuadraos. Garremos una toballa verde con rayes a mou de bandera y la canción Let the river run como himnu. A esti fin camudámos-y la lletra por una de la nuesa invención, enllena de referencies escatolóxiques. Llegamos a representar esta nueva versión alantre de nuesos pas y los d’un collaciu de mio, cantando al altu la lleva a la par de la cinta.

Una consecuencia importante de la declaración d’independencia yera, naturalmente, el piesllu de llendes. Nun se podía entrar nel cuartu, anque la xente lo facía igual. Tanto la mio hermana como yo teníemos cargos públicos como únicos ciudadanos. Yo yera el presidente y ella, nun sé si reina, princesa, ministra o becaria. Más alantre, el mio amigu Marcelo quixo llograr la nacionalidá metruxunidense y pa ello tuvo que cantar l’himnu cola mano nel corazón mirando pa la bandera.

El fin del nuesu estáu llegó cuando mio tía güela decidió que yá taba bien de babayaes y que necesitaba la toballa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *